Tenemos al presidente mejor pagado de Latinoamérica...

El presidente Jimmy Morales es el mejor pagado de Latinoamérica. (Foto:Wilder López/Soy502)

El presidente Jimmy Morales es el mejor pagado de Latinoamérica. (Foto:Wilder López/Soy502)

El presidente mejor pagado en el territorio que va del Río Bravo al Estrecho de Magallanes percibe, mes a mes,141 mil 950 quetzales.

Prometió en campaña donar más de la mitad de su salario para apoyar causas cercanas a su corazón y cumplió con ello durante algunos meses. Se supo que el museo de la Iglesia de Comalapa, la dársena de Champerico y una fundación petenera recibieron su apoyo, hasta que, bajo el argumento de que “su situación actual ya no lo permitía”, dio marcha atrás en la iniciativa.

Así que hoy, con ese salario, Jimmy Morales sufraga todos los gastos en los que él y su familia incurren, que no están cubiertos por el Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado. De ese sueldo salen desembolsos como un pasaje para su esposa en clase turista con destino a Francia, como dejó claro el vocero presidencial Heinz Heimann, al anunciar que la Primera Dama también iba a París como parte de un viaje oficial. Asimismo, los honorarios del equipo legal que lleva el caso de su hijo.

No tiene nada de malo que un funcionario, sea del país que fuera, reciba un salario digno. De hecho, la mayoría de expertos en combate a la corrupción hacen hincapié en la importancia de que los servidores públicos, de policías a presidentes, pasando por médicos, ministros o jueces, ganen lo suficiente como para garantizarse no solo un nivel de vida aceptable, sino también un retiro digno.

Ahora bien, que en un país con índices de pobreza que superan el 50%, donde el salario mínimo no llega a 3 mil quetzales ni tampoco  alcanza para cubrir la canasta básica, que Morales gane cuatro veces más que su similar hondureño, Orlando Hernández (30 mil 490 quetzales), raya en lo exagerado.

Sin embargo, esto es lo que hay. Nuestro presidente gana más que los mandatarios de Chile, Uruguay y Perú, países en donde el ingreso promedio del ciudadano de a pie supera con creces al nuestro.

Si contamos con el dirigente mejor pagado de Latinoamérica (cuyo salario se deriva de nuestros impuestos y no de otro lado), es justo pedirle que deje de cometer errores básicos.

Errores como que nadie en el Ejecutivo termina de explicar por qué no se invitó a la Fiscal General a la Cumbre para la Prosperidad y Seguridad de Centroamérica, desarrollada en Miami. O la razón por la cual Marvin Claus Mérida contrató a una firma cabildera en nombre del gobierno de Guatemala. Ni qué decir de las razones de por qué, en una entrevista que le hizo el periodista Jorge Ramos, el mandatario asegure que retirarle el derecho de antejuicio es “romper ciertos órdenes constitucionales o democráticos”, que las niñas que escaparon del Hogar Seguro “estaban en conflicto con la ley” o que los casos de la corrupción en la región “se han considerado como normales”.

Su sueldo es digno, señor Presidente. Incluso más que eso. Por favor evite tantos resbalones y bochornos innecesarios. 

Más de Beatriz Colmenares:

Las opiniones publicadas en las columnas de opinión son responsabilidad del autor, no de Soy502.

 

23 de junio de 2017, 05:06

cerrar