Las marcas del poder: el rostro de Jimmy muestra enojo y angustia

El Jimmy alegre, risueño, que conocimos en Moralejas y durante la campaña electoral se ha ido transformando durante los últimos meses. Ahora muestra un rostro duro, siempre serio. 

En tan solo 14 meses, la cara radiante del presidente se ha ido desdibujando con las crisis y los momentos de tensión que ha vivido, hasta el punto de reconocer ese estrés, que le ha llevado a darse masajes como se comprobó con una investigación de Soy502.

  • POR SI NO LEÍSTE:

La última dificultad ha sido la del incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, tragedia en la que perdieron la vida 40 menores y otras continúan luchando por sobrevivir en los hospitales. Eduardo Castillo, experto en comunicación no verbal en la agencia Mentes Brillantes, explicó que el manejo de la crisis podía haber marcado un punto de inflexión en la imagen del presidente si hubiera tomado una actitud.

"En cuanto a que pone en un punto crítico al Gobierno, es un hecho", reconoció en conferencia de prensa el mandatario.

Castillo analizó cómo ha sido el cambio en el rostro de Jimmy Morales con las arrugas de expresión que se le marcan.

"Las arrugas del ceño marcan enojo, las de la boca marcan preocupación y todo ello combinado se denota en las ojeras que marcan el desvelo que padece", explicó.

Estas señales se han ido robusteciendo durante los últimos meses como quien va a un gimnasio a fortalecer otros músculos.

"Durante meses ha ido fortaleciendo los músculos de su cara que se han ido tensando por la presión y porque no tiene a nadie en quién confiar ni con quién desahogar sus preocupaciones", aseguró.

Las crisis

Aunque la crisis de las menores ha sido la peor que le ha tocado afrontar, sin duda el golpe más duro que recibió fue la captura de su hijo José Manuel y su hermano Sammy Morales, que pasaron un mes en la prisión preventiva de Mariscal Zavala. Sin embargo, no fue el único que ha vivido en sus primeros meses de gestión.

  • ADEMÁS: 

A estos problemas hay que sumar los rumores de golpe de Estado que, según el mandatario, estaban "bien fundamentados"; y que luego acusó a los medios de comunicación de crearlos.

El analista político, Renzo Rosal, explicó que el gesto serio y arrugado denotan molestia, inconformidad y preocupación. Pero además destaca un cierto aire de autoridad cuando eleva el rostro. "Si relacionas los dos rostros compruebas que él está conforme con lo que está viviendo", comentó.

Para Manfredo Marroquín, de Acción Ciudadana, la evolución es parte de que "no dimensionaba la complejidad de las funciones de un presidente".

Además, describió esta situación como la de un resbaladero. "Se ha entrado en un período de crisis que puede que sea permanente hasta su final de gobierno", señaló.

El analista añadió que esto está provocado por tener un "gobierno reactivo", el cual genera que la gente vuelva a salir a la calle. "Se tenían muchas esperanzas y no se están cumpliendo", sentenció.

17 de marzo de 2017, 06:03

cerrar