Así son los beneficios del Pacto Colectivo de la Tipografía Nacional

El subsidio del almuerzo de los empleados es parte del Pacto Colectivo con las dos organizaciones sindicales de la Tipografía y del DCA. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

El subsidio del almuerzo de los empleados es parte del Pacto Colectivo con las dos organizaciones sindicales de la Tipografía y del DCA. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

En los últimos meses, la sociedad guatemalteca ha estado muy pendiente por los pactos colectivos firmados con los empleados estatales, debido a que representan una fuerte salida de recursos sin que parezcan necesarios. 

En 2016, la Procuraduría General de la Nación (PGN) reveló que haría un análisis de dichos convenios de los ministerios de Salud y Agricultura, el Instituto de Administración Pública, la Dirección General de Migración, el Consejo Nacional de Áreas Protegidas, la Escuela Nacional Central de Agricultura, la Dirección General de Caminos, el Instituto Nacional de Cooperativas, el Instituto Técnico de Capacitación y Productividad, el Registro de la Propiedad, el Congreso, el Comité Olímpico Guatemalteco y la Dirección General del Diario de Centroamérica y la Tipografía Nacional.

Esta última goza de algunos beneficios que favorecen directamente a la gestión del trabajador, el cual recibe un subsidio para su almuerzo, goza de razonables seguros médicos y sus bonos se basan en la productividad. 

Una ayuda para el almuerzo

La compra de la comida puede llegar a representar un gasto considerable para un obrero; sin embargo, para los de la Dirección General del Diario de Centroamérica y la Tipografía Nacional existe un aporte que reduce el costo de un menú.

El Pacto Colectivo de Condiciones de Trabajo de los empleados de dicha entidad establece que quienes sean contratados en los renglones 011, 022 y 031 recibirán un aporte de 9 quetzales para su almuerzo diario.

Aporte por almuerzo
Create your own infographics

Para cubrir esta área, la institución adjudicó la compra de 9 mil 990 almuerzos a la empresa Servi Chef, los cuales suman un total de 89 mil 910 quetzales. Como ya es conocido, esta cifra parece un número mágico, ya que con permanecer debajo de los 90 mil quetzales se puede hacer la compra directa, sin pasar por una licitación más extensa.

En las bases del concurso publicado en Guatecompras se especifica que los menús, cuyo costo será complementado por cada trabajador, deben ofrecer tres opciones diarias, incluyendo una sopa, un plato fuerte, postre, tres tortillas y refresco natural. 

Cabe destacar que al dividir los 9 mil 990 platillos en los 12 meses del año y 22 días hábiles, se obtiene un promedio de 37.84 raciones diarias. Esta cifra está lejana a los 163 empleados de los renglones referidos que laboran en la mencionada entidad.

Al cuestionar a Héctor Salvatierra, director de la Tipografía Nacional y el Diario de Centro América, sobre por qué se compró una cantidad tan baja de almuerzos que justo coincide con el límite que la Ley de Contrataciones establece para una compra directa, él respondió que el promedio de empleados que usa el subsidio es de 40. 

Por su parte, Rodolfo Leal, uno de los propietarios de la compañía que ofrece este servicio, señala que se enteraron del concurso a través del sistema de Guatecompras y que ya han trabajado con otras instituciones, entre ellas el Ministerio de Finanzas y la Municipalidad de Guatemala.

4
de abril
Servi Chef empezó a prestar el servicio a la Tipografía.

Respecto a la dinámica, Leal añade que la comida ya la trasladan preparada y utilizan equipos especiales para mantenerla caliente y que se guían con un menú mensual que es aprobado por la Dirección.

El reciente evento se hizo sobre la base de hacer un bolsón de almuerzos para un período de 12 meses; o bien, hasta donde se agote
Héctor Salvatierra
, director general del Diario de Centro América y la Tipografía Nacional.

Manfredo Marroquín, de Acción Ciudadana, destaca que se han recibido varias denuncias por anomalías en las compras, pero que nunca han estado relacionadas al tema de alimentación. Agregó que si bien pareciera que la última adquisición busca no sobrepasar el límite ya mencionado, sería la Contraloría General de Cuentas (CGC) la que tendría que determinar si hay un fraccionamiento.

Empleados de la Tipografía con derecho al subsidio
Create your own infographics

Otros beneficios

Además de un seguro de vida y una clínica médica, psicológica y odontológica, el Pacto Colectivo también comprende incentivos monetarios. Estos consisten en un Bono por Servicios Editoriales que oscila entre 700 y 4 mil quetzales, según el puesto; y uno por Productividad, de entre 1 mil y 4 mil en moneda nacional.

Así también, hay un bono anual por Producción Extraordinaria que depende de las metas alcanzadas por la entidad y aportes económicos para celebraciones institucionales, como la del Día del Tipógrafo y Navidad.

Rango de bono por ingresos de la Tipografía.
Rango de bono por ingresos de la Tipografía.

Salvatierra resalta que se trata de un derecho adquirido y que, a diferencia de otras dependencias públicas, la Dirección General del Diario de Centro América y la Tipografía Nacional genera sus propios ingresos.

Los beneficios son sufragados con las ganancias que aporta la suscripción del diario, la pauta del mismo, la impresión y venta de libros y el trabajo litográfico, en general. 

Según Salvatierra, la tipografía genera los ingresos suficientes para sufragar sus gastos de mantenimiento.
Según Salvatierra, la tipografía genera los ingresos suficientes para sufragar sus gastos de mantenimiento.

Por aparte, el politólogo Renzo Rosal indica que aunque no se trata de un Pacto Colectivo Modelo, el de esta institución se ha caracterizado por otorgar beneficios que no son excesivos y que se constituyen como incentivos para conseguir mayor productividad de los empleados.

El experto agrega que se ha cuestionado a los pactos colectivos, en general, debido a que muchos, como el de Salud, otorgan incentivos perversos y desmedidos a los sindicalistas. 

Los bonos por productividad, por ejemplo, parecen ser un buen incentivo para un mejor trabajo, aunque habría que revisar cómo se aplica
Renzo Rosal
, politólogo.

24 de abril de 2017, 06:04

cerrar