Tres riesgos eléctricos comunes en Guatemala

Seguramente has escuchado cuando dicen que: "Con la electricidad no se juega". Y es cierto. Existen varios incidentes que son totalmente prevenibles. EEGSA te comparte tres de los riesgos eléctricos más comunes que se dan en Guatemala: 

1. Cuidado con los tomacorrientes sobrecargados

La sobrecarga de los tomacorrientes es uno de los malos hábitos que se pueden evitar. (Foto: Shutterstock)
La sobrecarga de los tomacorrientes es uno de los malos hábitos que se pueden evitar. (Foto: Shutterstock)

El riesgo eléctrico surge cuando la demanda de energía es superior al circuito. En estos casos hay peligro de incendio. 

2. Con el tendido eléctrico...¡Mejor de lejos! 

La mejor manera de prevenir un riesgo eléctrico con los cables de media tensión es no acercarse a ellos. (Foto: Shutterstock)
La mejor manera de prevenir un riesgo eléctrico con los cables de media tensión es no acercarse a ellos. (Foto: Shutterstock)

Con lo cables de media tensión no hay más nada que hacer que mantenerse lejos, muy lejos. En esta época del año se corre riesgo con el vuelo de barriletes del 1 de noviembre. ¡Toma nota! 

3. No manipules cables en mal estado 

El cableado interno en malas condiciones es un foco de alerta. (Foto: Shutterstock)
El cableado interno en malas condiciones es un foco de alerta. (Foto: Shutterstock)

En muchos hogares guatemaltecos se observan cableados internos sin finalizar, en mal estado y propensos a generar un accidente. En realidad, deben ser reparados por un electricista de manera inmediata. ¡No te arriesgues! 

Aunque existen distintos sectores laborales más propensos a los riesgos eléctricos como la construcción, la albañilería, la instalación de vallas publicitarias o rótulos, la pintura, etc. En la vida diaria lo ideal es minimizar la cantidad de riesgos eléctricos, EEGSA ha buscado la manera de generar dicha concientización con distintos programas educativos que fomentan las buenas prácticas en las actividades cotidianas. 

26 de octubre de 2017, 11:10

cerrar