El triste pasado de Simone Biles, la atleta que brilló en Río 2016

A sus 19 años, la gimnasta estadounidense Simone Biles ha logrado una espectacular participación en los Juegos Olímpicos de Río 2016, donde obtuvo cinco medallas; cuatro de oro y una de bronce, superando el récord de la atleta rumana Nadia Comaneci, que consiguió tres oros y un bronce en los Juegos de 1976.

Pero no todo ha sido miel sobre hojuelas en la vida de Biles, puesto que su infancia no ha sido nada fácil. Contando con apenas tres años, tuvo que ser separada de su madre debido a su adicción con el alcohol y las drogas mientras que con su padre, no mantiene ningún tipo de relación.

La atleta se vio obligada a vivir con Ronald y Nellies Biles, sus abuelos maternos, quienes decidieron adoptarla junto a su hermana pequeña, Adria, lo cual implicó que fueran separadas de sus hermanos Tevon y Ashley.

  • TE PUEDE INTERESAR:

Según declaró su entrenadora, Aimée Borman a The Times, Biles inició con su carrera cuando tenía cinco años. A los ocho inició a entrenar con ella, quien a la fecha es su principal mentora.

Un día, Simone decidió que sería una gran gimnasta y desde entonces, ha hecho todo para lograrlo
Aimée Borman, entrenadora de Simone Biles

A pesar de considerar a sus abuelos como sus verdaderos padres, Simone mantiene una buena relación con su madre, Shan Biles, con quien habla eventualmente. Durante una entrevista, la atleta dejaba claro que no guarda ningún rencor a sus progenitores.

Cuando era pequeña me preguntaba qué habría sido de mi si no hubiese pasado nada de esto, le daba vuelta a si mi madre estaba arrepentida y querría haber hecho las cosas de manera diferente, pero evito plantearme estas dudas porque no soy yo quien tiene las respuestas
Simone Biles, atleta olímpica de los Estados Unidos.

Para la madre biológica de la atleta nunca fue nada fácil tener que separarse de sus retoños, lo cual quedó plasmado en una entrevista con el Daily Mail, a quien dijo; "me siento como si no tuviera ningún derecho sobre Simone. Ellos la han criado y han trabajado con ella haciendo esto y aquello. ¿Y quién soy yo? Estoy mirando desde fuera. A pesar de que soy su madre biológica, tengo que respetarlos”. 

  • POR SI NO LO VISTE:

*Con información de El Economista

22 de agosto de 2016, 18:08

cerrar