Trump declara la guerra a la mara Salvatrucha y promete deportaciones

El presidente Donald Trump pidió a la policía mano dura y más deportaciones de indocumentados. (Foto: AFP)

El presidente Donald Trump pidió a la policía mano dura y más deportaciones de indocumentados. (Foto: AFP)

El presidente estadounidense Donald Trump aseguró que la sanguinaria Mara Salvatrucha (MS-13) ha crecido debido a la inmigración desde Centroamérica y pidió a la policía mano dura y más deportaciones de indocumentados.

En una visita a Brentwood, un pueblo a 70 km de Manhattan donde la Mara Salvatrucha ha cometido varios asesinatos, incluido el de dos adolescentes a machetazos y golpes de bates de béisbol en septiembre pasado, Trump pidió al Congreso financiar 10 mil  nuevos agentes migratorios para deportar inmigrantes y contratar más jueces de migración y fiscales federales.

"No sean demasiado amables con los criminales inmigrantes", dijo sonriendo a los policías del condado de Suffolk que le rodeaban en un auditorio del Suffolk County Community College, una universidad de Long Island. "No les protejan la cabeza cuando los metan en las camionetas", pidió.

El gobierno de Barack Obama "tenía una política de puertas abiertas con los inmigrantes ilegales de Centroamérica. Bienvenidos. Vengan, por favor", dijo un irónico Trump.

"Como resultado, la MS-13 se disparó en el país y destruyó tanto", sostuvo.

"Hicieron una carnicería con esas niñas. Secuestran, extorsionan, violan y roban. Acechan a los niños. No deberían estar aquí. Saltan sobre sus víctimas hasta matarlas. Las golpean con palos. Las cortan con machetes. Y las apuñalan con cuchillos (...) Son animales", dijo Trump al describir a la MS-13, nacida en las calles de Los Angeles en los años 80 y hoy con unos 10mil miembros en todo el país.

Recordó que más de 150 mil menores de edad de la región llegaron solos y sin papeles a Estados Unidos desde 2014 "a un tremendo costo para los contribuyentes locales" y se encuentran en el país, más de 4 mil de ellos en el condado de Suffolk.

Trump sostuvo que algunos de ellos son miembros de las pandillas y han sido acusados de asesinatos. La pandilla ha asesinado a 17 personas en Long Island en el último año y medio.

"Pero eso cambiará ahora. Defenderemos nuestro país, protegeremos a nuestras comunidades y pondremos la seguridad de Estados Unidos en primer lugar", indicó el presidente.

 

via GIPHY

 

La construcción del muro con México es "vital" y la financiación de la primera fase, por 1.600 millones de dólares, fue aprobada el jueves de noche, añadió.

Fuera, centenares de personas protestaron la visita del mandatario y dijeron que era una excusa  promover su dura política migratoria. Unos 30 simpatizantes del presidente también se hicieron presentes frente a la universidad, insultaron a los anti-Trump y aseguraron que es preciso deportar inmigrantes para erradicar la pandilla.

Antecedentes

La Mara Salvatrucha o MS-13 funciona como una federación de "clicas" o unidades, algunas más grandes y violentas que otras. Todas deben lealtad a la pandilla, pero cada una tiene su propio jefe y funciona de manera diferente, explica el salvadoreño Héctor Silva, de Insight Crime, un centro de investigación sobre el crimen organizado en Latinoamérica con sede en Washington.

Los integrantes de esta organización en su gran mayoría son hombres y muy jóvenes, oriundos de El Salvador, Honduras o Guatemala. Pero hay tantos miembros de la pandilla inmigrantes como estadounidenses.

Muchos han nacido en Estados Unidos. La policía de Long Island asegura que muchos menores que llegaron solos y sin papeles desde Centroamérica desde 2014 han sido reclutados por la pandilla, a veces mediante amenazas de muerte, entre ellos un niño de apenas 10 años.

El promedio de edad de los pandilleros arrestados en el condado de Suffolk, donde se encuentra Brentwood, es de 18 años.

La MS-13 nació en las calles de Los Ángeles en los años '80, integrada por salvadoreños, muchos exsoldados que participaron en la guerra civil en su país. Fue creada en un principio para defenderse de pandillas rivales.

Luego sumó adeptos de otros países centroamericanos. En los años 90 y 2000 muchos fueron deportados a El Salvador, Guatemala y Honduras, donde ganaron un inmenso poder.

Violencia

La organización criminal mata en general a machetazos y golpes de bate de béisbol. Desfigura a sus víctimas y busca imponer respeto y controlar el territorio. Cualquier cosa interpretada como una falta de respeto por la "clica" puede acarrear la muerte.

"La pandilla tiene la guerra civil de El Salvador en su ADN. No matan por dinero, sino por el territorio. Quieren controlar a las personas. Es una filosofía criminal totalmente diferente por ejemplo a la de la mafia italiana, muy violenta pero en el nombre de una actividad empresarial", dice Joseph Kolb, investigador del Centro de Estudios Migratorios.

"La MS-13 siembra el miedo y utiliza el miedo como arma", dice Samuel Logan, autor de un libro sobre la Mara Salvatrucha.

Finaciamiento y víctimas 

Los miembros de la MS-13 tienen muchas veces un empleo, por ejemplo en cocinas de restaurantes, señala Kolb. Pero ganan dinero con el "narcomenudeo", vendiendo marihuana o cocaína en las calles, aunque no son un cartel ni una gran organización de tráfico de droga.

También en algunas ciudades se financian con la prostitución y el tráfico y la extorsión de indocumentados. En Centroamérica se financian con las remesas de sus asociados en Estados Unidos y las extorsiones. 

Casi 100% de sus víctimas están en la comunidad hispana donde viven y son inmigrantes indocumentados. En general las pandillas surgen en barrios de clase media o media baja, rodeados de otros de gran poder adquisitivo, como en Long Island, Nueva York, en el estado de Virginia o en el condado de Montgomery, en Maryland. "La MS-13 es una organización parasitaria de su propia comunidad", explica Silva.

28 de julio de 2017, 15:07

cerrar