Trump habla por teléfono con Putin, en medio de polémica mundial

Donald Trump conversa por teléfono con Vladimir Putin, su homólogo ruso. (Foto: Mandel Ngan/AFP)

Donald Trump conversa por teléfono con Vladimir Putin, su homólogo ruso. (Foto: Mandel Ngan/AFP)

Luego de una semana como presidente, Donald Trump habla este sábado por teléfono con varios líderes mundiales, en medio de una creciente alarma internacional generada por sus anuncios para limitar drásticamente la inmigración musulmana en Estados Unidos.

Trump tiene previsto comunicarse con varios líderes extranjeros: el primer ministro japonés Shinzo Abe, la canciller alemana Angela Merkel, el presidente ruso Vladimir Putin, el presidente francés François Hollande y el primer ministro australiano Malcolm Turnbull.

Estas conversaciones darán a Trump una oportunidad de explicar sus nuevas políticas contra refugiados e inmigrantes, que han conmocionado a gran parte del mundo, particularmente su decreto para frenar temporalmente las llegadas de refugiados e imponer controles estrictos a viajeros de siete países musulmanes.

Estas llamadas también le permiten empezar a desarrollar vínculos con estados que han sido aliados tradicionales de Estados Unidos, así como con Rusia, un país con el que Trump afirmó estar dispuesto a mejorar las relaciones durante su mandato.

Investigaciones extremas

La medida sobre la inmigración musulmana cumple con una de las promesas más controvertidas de la campaña, cuando Trump dijo que iba a contener la inmigración de varios países musulmanes que, según él, suponen una amenaza terrorista para Estados Unidos, y someter a los viajeros de esas naciones a "investigaciones extremas".

"Esto es muy importante", dijo el presidente el viernes en el Pentágono después de firmar la orden ejecutiva titulada "Protección de la nación contra la entrada de terroristas extranjeros en Estados Unidos".

En el Aeropuerto Internacional JFK de Nueva York, se registran protestas en contra de la orden del Gobierno en contra de llegadas de ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. (Foto: Bryan R. Smith/ AFP)
En el Aeropuerto Internacional JFK de Nueva York, se registran protestas en contra de la orden del Gobierno en contra de llegadas de ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. (Foto: Bryan R. Smith/ AFP)

El decreto suspende el programa estadounidense de acogida de refugiados durante al menos 120 días, mientras se concreta el futuro sistema de verificación de visas.

También prohíbe la entrada a Estados Unidos de viajeros procedentes de países de mayoría musulmana -Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen- durante 90 días.

Los nuevos protocolos "aseguran que los refugiados aprobados para admisión no suponen ninguna amenaza para la seguridad y el bienestar de Estados Unidos", pero vetan específicamente a los refugiados sirios indefinidamente o hasta que el presidente decida que ya no suponen una amenaza.

28 de enero de 2017, 13:01

cerrar