La última práctica y todo en juego: ganar o ganar, no hay otro camino

Este lunes, la Selección de Guatemala no hizo el reconocimiento de cancha en el estadio Arnos Vale, de San Vicente, como estaba previsto, y optó por entrenar en la cancha del hotel donde se hospedan, el Buccament Bay Resort.

Fue un trabajo ligero, en el que el técnico Iván Franco Sopegno no mostró mayores novedades. Sin embargo, la lesión de Elías Enoc Vásquez obliga a hacer ajustes en la defensa y quizá intentará una modificación en la porterían, aunque a Paulo César Motta no se le puede reprochar nada en los goles anotados por Trinidad y Tobago.

San Vicente, que viene de recibir una goleada ante Estados Unidos, quiere rescatar su actuación en casa y por ello el Presidente de la República no solo ordenó puerta abierta a todos los aficionados, que no pagarán nada por ver el juego, sino que decretó un descanso laboral desde medio día para que puedan asistir todos, a las 13:30 horas y presencia el juego.

El calor, que se estima de 33 grados centígrados, será uno de los factores a vencer en un duelo en el que Guatemala no puede sufrir un nuevo tropiezo o estaría empeñando la posibilidad de seguir con vida en la eliminatoria. 

“Trinidad nos dañó en nuestra cancha y ahora nos toca emparejarnos. No hay equipo fácil, jugamos en su cancha, con su clima, pero debemos sacar el resultado a nuestro favor”, dijo Sopegno, técnico de la Azul y Blanco.

 

16 de noviembre de 2015, 22:11

cerrar