Una cadena de errores podría concluir con la suspensión de Barrondo

El marchista guatemalteco Erick Barrondo enfrenta un momento difícil, tras la posible suspensión internacional por no haber reportado su ubicación a la Agencia Mundial Antidopaje (WADA).

El marchista guatemalteco Erick Barrondo enfrenta un momento difícil, tras la posible suspensión internacional por no haber reportado su ubicación a la Agencia Mundial Antidopaje (WADA).

El medallista olímpico guatemalteco Erick Barrondo podría enfrentar consecuencias al no haber reportado la información requerida para su localización, para efectuarle controles de dopaje fuera de competencia, como lo establece el reglamento.

Esto no significa que el deportista haya utilizado sustancias prohibidas y tampoco aplica un caso de dopaje. Se trata de un trámite administrativo, que lo involucra a él, como principal interesado en someterse a los controles requeridos, y a las autoridades deportivas que deben respaldar a todos los deportistas, pero sobre todo a Barrondo, el máximo exponente nacional. En este caso, se trata de su Federación Deportiva y el Comité Olímpico Guatemalteco, a través de la Agencia Nacional Antidopaje (ANADO).

Incumplir con este tipo de requerimientos puede significar que un deportista reciba una sanción de un año, la cual es apelable.

Gerardo Aguirre, presidente del Comité Olímpico Guatemalteco confirmó que existe la posibilidad de la inhabilitación del medallista de plata en los Juegos de Londres 2012, tras no ser localizado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), debido a que él no dio a conocer su ubicación. La comunicación podría ser una llamada de atención al deportista, que deberá documentar los motivos por los que no ha actualizado sus datos.

En diciembre de 2013, la AMA lanzó una aplicación móvil para localizar la ubicación de más de 25 mil deportistas alrededor del mundo, precisamente para mantener la supervisión y poder efectuar controles sorpresa antidopaje.

La sanción tendría como base el artículo 2.4 del Código Mundial Antidopaje que habla de la "Vulneración de los requisitos sobre la disponibilidad del deportista para la realización de controles fuera de competición".

“Incluye no presentar la información requerida sobre su localización, así como los controles que considere fallidos en base a las normas internacionales para controles”, detalla.

“Cualquier combinación de tres controles  y/o  no presentación de la información sobre la localización que se produzca en un período de 18 meses establecidos por las organizaciones antidopaje con jurisdicción sobre los deportistas, constituirá una infracción a las normar antidopaje”, concluye el artículo.

Las autoridades nacionales deberán agotar los trámites y determinar si la responsabilidad recae solo en el deportista o involucra también a las autoridades del deporte por omisión, entre ellos la Gerencia Técnica de la Fedeatletismo y la Agencia Nacional Antidopaje, la primera por que es la que conoce todos los movimientos de sus deportistas y la segunda por ser la representante directa de la AMA en el país.

Por ahora, si la sanción corresponde, se teme que el mejor deportista guatemalteco se pierda la Copa Mundial de marcha en China, en mayo próximo, y los Juegos Deportivos Centroamericanos y de Caribe, Veracruz 2014.

Actualizaremos la información.

 

21 de abril de 2014, 15:04

cerrar