Ser mujer es sinónimo de unidad y fortaleza frente a las adversidades

Liliana Pérez comenzó a buscar trabajo hace 13 años cuando su esposo fue asesinado; llevar el sustento a sus cinco hijos era su premisa diaria. Hoy, ve con otros ojos aquel pasado que la llevó a superarse y encontrar una estabilidad económica que le permite sacar su hogar adelante. 

La vida de Pérez no se diferencia a la de muchas mujeres en el país, como la de las viudas de pilotos de rutas del transporte público que han sido asesinados y han tenido que luchar por su familia solas, con poca o ninguna ayuda familiar. 

La inseguridad y la falta de oportunidades laborales impulsó en 1988 a un grupo de mujeres a conformar una sociedad que apoyara a féminas de escasos recursos con empleo y educación para sus hijos: la llamaron Unidas Para Vivir Mejor (UPAVIM). 

Es una asociación bastante conocida en el Mezquital, zona 12, y en colonias colindantes como la Esperanza, el Búcaro, Castañás, Villalobos I y II, ya que uno de los requisitos para pertenecer a UPAVIM es vivir en el área. 

Las mujeres que laboran en UPAVIM producen artesanías, las cuales se exportan hacia Europa, Estados Unidos y también se venden en el país.

Los productos más atractivos que se trabajan en UPAVIM son las artesanías hechas con objetos reciclados. La creatividad para estas mujeres no tiene fin y han creado desde atractivos adornos para muñecas, colas para el cabello hasta collares de tapitas. (Foto: Alexis Batres/Soy502)
Los productos más atractivos que se trabajan en UPAVIM son las artesanías hechas con objetos reciclados. La creatividad para estas mujeres no tiene fin y han creado desde atractivos adornos para muñecas, colas para el cabello hasta collares de tapitas. (Foto: Alexis Batres/Soy502)

Los ingresos de esas ventas mantienen con vida tres guarderías en donde se cuidan 72 niños, una Escuela Primaria y de Básicos, así como una clínica, una panadería y los salarios para las colaboradoras. 

Actualmente UPAVIM da trabajo a 78 mujeres, entre asociadas (quienes para tener acceso a los beneficios deben hacer horas de voluntariado en artesanías), maestras, enfermeras y panaderas.

En UPAVIM laboran 51 mujeres que realizan artesanías (Foto: Alexis Batres/Soy502)
En UPAVIM laboran 51 mujeres que realizan artesanías (Foto: Alexis Batres/Soy502)

Liliana Pérez comenzó como colaboradora y así accedió a un salario para llevar el dinero a su hogar; mientras trabajaba, sus hijos estuvieron en la guardería, y estudiaron en las escuelas. Ahora atiende la panadería y colabora en la confección de artesanías. 

La vida en UPAVIM

Pérez, al igual que el resto de mujeres que integran esta asociación, buscan la superación de sus hijos a través del sacrificio de no estar en casa todo el tiempo, como señaló Francisca Chinchilla, una de las fundadoras. 

Chinchilla destacó que su familia tuvo que aguantar que no estuviera para ellos, para hacer los alimentos. “Cuando nos tocaba viajar, siempre era un escándalo”, señala entre risas. 

Un total de 72 niños desde los dos meses de edad hasta los 5 años permanecen en la guardería, luego pasan a la escuela primaria, siempre en UPAVIM (Foto: Alexis Batres/Soy502)
Un total de 72 niños desde los dos meses de edad hasta los 5 años permanecen en la guardería, luego pasan a la escuela primaria, siempre en UPAVIM (Foto: Alexis Batres/Soy502)

La historia de Paola Chumil es diferente a la de muchas mujeres en UPAVIM. Ella comenzó dentro en la guardería, desde pequeña, mientras su mamá trabajaba; luego comenzó a estudiar en la escuela primaria. 

78
mujeres
laboran en UPAVIM

Posteriormente Chumil se graduó de maestra y comenzó a dar clases en la escuela de UPAVIM. Actualmente fue elegida como la directora de la Escuela

UPAVIM se sostiene de ventas y de colaboraciones pero, sin duda, la gran fortaleza que le ha permitido sobrevivir tantos años es estar conformada por mujeres.

07 de marzo de 2014, 18:03

cerrar