Viajar en primera clase puede ser un lujo peligroso, según estudio

La solución sería tener dos áreas de ingreso al avión. (Foto: Archivo)

La solución sería tener dos áreas de ingreso al avión. (Foto: Archivo)

La evolución de la tecnología beneficia a todos, incluso los vuelos aéreos se han vuelto más placenteros y cómodos para los clientes. El objetivo de las aerolíneas es crear un ambiente de confort, asientos y espacios más amplios para los pasajeros.

De acuerdo a un grupo de investigadores de la universidad estatal de Arizona, Estados Unidos, viajar en primera clase podría tener riesgos para la salud, ya que exponen a los viajeros a enfermedades infecciosas.

  • Además...

Según los expertos, transportarse en avión es un escenario apropiado para enfermedades ya que las personas viajan una junto a otro, por mucho tiempo y a diferentes ciudades y países.

La primera clase se supone que sea la más cómoda, acomodando a los pasajeros de primero y sin que tenga que hacer fila de espera.

Las personas se exponen a infecciones por la cercanía. (Foto:Infobae)
Las personas se exponen a infecciones por la cercanía. (Foto:Infobae)

Partiendo de esto, los investigadores analizaron el impacto de un hipotético brote de ébola con los diferentes métodos de embarque. Utilizando un modelo matemático que evaluó cómo se mueven las personas y cómo las enfermedades infecciosas se propagan al azar y se hizo la investigación con un solo pasajero infectado a bordo.

Los pasajeros de primera clase que ya están ubicados en sus asientos deben esperar a que el resto de pasajeros se acomeden y mientras esto pasa se crea una cola de personas que esperan en los pasillos, haciendo que los de primera clase tengan mayor contacto con todos los pasajeros y por varios minutos.

Los resultados revelaron que durante la posible epidemia habría un 67 por ciento de probabilidades de que las tasas de infección alcanzaran el nivel de 20 casos relacionados con el transporte aéreo por mes.

Para evitar este peligro, los científicos, en conjunto con personal de la Aeronáutica Embry-Riddle, proponen realizar el embarque desde dos entradas a la vez, por la parte delantera y trasera. Con este método, el riesgo de contagiarse de alguna enfermedad a bordo del avión se reduciría un 27%, argumentan.

* Con información de: Infobae.com

06 de septiembre de 2017, 17:09

cerrar