El viaje de las ambulancias sobrevaloradas que adquirió el IGSS

Las ambulancias estaban sobrevaloradas por más de medio millón cada una. (Foto: Archivo/Soy502) 

Las ambulancias estaban sobrevaloradas por más de medio millón cada una. (Foto: Archivo/Soy502) 

El 27 de diciembre de 2013, la junta directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) hizo la solicitud de 50 ambulancias al Departamento de AbastecimientosAsí comenzó el viaje de los vehículos que los llevaría por empresas en México y Panamá y que terminaría en un predio del IGSS con una sobrevaloración de más de 500 mil quetzales por unidad. 

  • MIRA AHORA:

[attach_entity|type=inline_element|id=155822]

Este lunes, en el tercer día de audiencia de primera declaración del nuevo caso de corrupción en el seguro social, la fiscalía dio más detalles sobre la compra supuestamente fraudulenta de 50 ambulancias.

Según las investigaciones, la compra se coordinó entre Oscar Armando GarcÍa Muñoz, exgerente del IGSS, la junta directiva encabezada por Juan de Dios Rodríguez y Carlos Ramiro Moino, mandatario legal de la entidad Supplies Trading, S.A.

El Ministerio Público y la CICIG señalan que la sucursal en Guatemala de la empresa panameña Supplies Trading, S.A. fue seleccionada por el IGSS como proveedora de las ambulancias de forma irregular y sin seguir los procesos establecidos en la Ley de Compras y Contrataciones del Estado.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

Según las investigaciones, la empresa tenía denuncias de corrupción en Panamá y en Guatemala no contaba con la capacidad instalada para ofrecer esa cantidad de vehículos. 

La fiscalía dice que una vez las ambulancias llegaron a Guatemala vía marítima, Moino se aprovechó ilegalmente de la exoneración de impuestos a la que tiene derecho el IGSS para no pagar los aranceles correspondientes por la importación de las ambulancias.

984
mil
quetzales, fue el costo por ambulancia. Casi medio millón más de sobrevaloración.

Moino trasladó la propiedad de las ambulancias al Seguro Social por un costo de 53 mil dólares cada una (397,500 quetzales) y finalmente se las vendió al instituto a aproximadamente a 130 mil dólares la unidad (984,000 quetzales). 

El IGSS pagó aproximadamente 49 millones de quetzales por las ambulancias, cuando los vehículos estaban valorados a precio de mercado en unos 19 millones quetzales. Esto significa una sobrevaloración de, por lo menos, 29 millones de quetzales. 

Luego de ser adquiridas por el IGSS, debido a la irregular forma en la que fueros compradas, pasaron nueve meses en un predio propiedad del seguro social mientras se tramitaban las placas para circular. Durante ese tiempo se deterioraron y fue necesario incurrir en más gastos para repararlas. 

  • MIRA AHORA: 

La defensa de Supplies Trading, S.A.

Moino se defendió de los señalamientos cuando fue su turno para declarar. Reiteró en varias ocasiones que él no participó en las negociaciones que el IGSS sostuvo con la empresa Supplies Trading, S.A. para la compra de las ambulancias. Según Moino, el precio de las unidades fue acordado entre sus jefes en Panamá y las autoridades del IGSS. 

 

Según explicó Supplies Trading, S.A., Panamá le compró las ambulancias que le vendió al IGSS a una empresa en Guadalajara, México, llamada Conversiones Especiales, S.A. 

El señalado, además, no tuvo reparo en admitir que hubo negligencia de parte del IGSS en la utilización de las ambulancias. “Que no las puedan usar no es mi problema, yo cumplí con entregarlas al instituto”, aseguró. 

29 de noviembre de 2016, 08:11

cerrar