Los mensajes para los extraterrestres a bordo de la Voyager 2

La Voyager 2, en el espacio desde el 20 de agosto de 1977.  (Foto: science.nasa.gov)

La Voyager 2, en el espacio desde el 20 de agosto de 1977.  (Foto: science.nasa.gov)

El 20 de agosto de 1977 la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), lanzó al espacio a la sonda Voyager 2, la primera en emprender una travesía que la llevó hasta Urano y Neptuno, en la misión más extensa de la agencia espacial.
 
Posteriormente, el 5 de septiembre, fue lanzada la sonda Voyager 1. Ambas continúan, juntas, su viaje fuera del sistema solar; la Voyager 2 en el 2007 cruzó el “frente de choque de terminación” del sistema solar, por lo que ya está fuera de la influencia del sol.
 
Gracias a la NASA y Soundcloud ya puedes escuchar la grabación dirigida a extraterrestres que con suerte iniciará el primer contacto.
 
 
 
Así, podemos escuchar lo mismo que escucharía una inteligencia alienígena si se encontrase con las sondas. Entre los sonidos nos encontramos saludos en todo tipo de idiomas, incluso los más raros.
 
 
Pero también encontramos sonidos que representan nuestra vida, desde el pulso, la relación entre una madre y su hijo, o los aparatos que usamos para transportarnos. Los fenómenos naturales como la lluvia y algunos animales también están representados.
 
 
Algunos de los datos recolectados por el Voyager 2 incluyen una desconcertante corriente en el polo norte de Saturno, los polos magnéticos en punta de Urano y Neptuno, así como los geiseres en su luna, Tritón. El Voyager 1, por su parte, ha enviado imágenes de los volcanes en la luna Ío, de Júpiter, del anillo externo de Saturno y de la atmósfera de éste, Titán. Asimismo, el Voyager 1 envió la primera imagen en la que se puede ver el sistema solar, como una gran familia, en la que la Tierra sólo se ve como un pequeño punto azul.
 
 
Uno de sus grandes logros es que el 10 de diciembre de 2007 descubrió que el sistema solar no tiene una forma esférica, si no ovalada, por el campo magnético interestelar del espacio profundo.
 
 
El equipo que supervisa la misión, estima que ambas sondas tendrán suficiente energía eléctrica para continuar recolectando información y enviarla a la Tierra hasta el 2020 y posiblemente hasta el 2025, pero aún no están seguros cuánto tiempo les tome llegar al espacio interestelar, ya que prácticamente es un viaje a ciegas hacia lo desconocido.
 
*Con información omicrono.com