Otto Pérez: "Ni mi pensamiento ni mi corazón están presos"

"Ni mi pensamiento, ni mi corazón, ni mi espíritu están presos", dijo con la voz entrecortada el expresidente Otto Pérez Molina, durante la audiencia que se sigue en el caso conocido como TCQ, en la cual accedió a declarar luego de que el Ministerio Público (MP) hiciera la imputación de los delitos en su contra.  

En el quinto día de audiencia de primera declaración que se celebra en el Juzgado de Mayor Riesgo B, Pérez Molina aceptó declarar ante el juez Miguel Ángel Gálvez, a quien le dijo que "no" entiende las acusaciones en su contra porque "no son cosas reales", mientras recordó que "seguirá luchando y diciendo la verdad" porque a pesar de estar siete meses en prisión preventiva "no lo tienen en cautiverio" mientras tomó un sorbo de agua. 

El exmandatario utilizó 15 de los 58 minutos de su declaración, para hacer un "preámbulo" de los hechos, momento que sirvió para apelar a la conciencia del juez e indicar que desde septiembre pasado se encuentra privado de libertad "porque me entregué a la justicia" pero ahora pensaba en que "hubiese sido mejor fugarse". 

El exmandatario utilizó una frase similar a la que dijo el líder venezolano de Voluntad Popular Leopoldo López, quien está preso en su país acusado de incitar a los disturbios contra el Gobierno en 2014.

Pérez Molina está acusado por la Fiscalía, junto con la exvicepresidenta Roxana Baldetti, de liderar una trama de corrupción para la adjudicación a la empresa Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) del proyecto de ampliación de la terminal de Puerto Quetzal a cambio de un soborno millonario.

  

28 de abril de 2016, 19:04

cerrar