La Zona de Adyacencia podría tener tropas de entrenamiento conjunto

En el marco de la Cumbre Humanitaria Mundial que se está celebrando en Turquía, los cancilleres de Guatemala y Belice mantuvieron varias reuniones bilaterales para avanzar en el tema del conflicto territorial entre ambos países.

El ataque en la Zona de Adyacencia en el que falleció un menor guatemalteco y su padre y hermano quedaron heridos a manos de las tropas beliceñas provocó la presencia de las fuerzas armadas para controlar el área en disputa.

Según informa un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, durante el encuentro, tanto el canciller guatemalteco, Carlos Raúl Morales, como el de Belice, Wilfred Elrington, reconocieron la necesidad de evitar más incidentes de este tipo e incluso consideraron la posibilidad de que los elementos de tropas encargados de patrullar el área reciban entrenamiento conjunto para afianzar las relaciones entre ambas fuerzas de defensa.

Asimismo reafirmaron el compromiso de que el Diferendo Territorial por los más de 12 mil kilómetros cuadrados que Guatemala reclama al país vecino sea resulto en la Corte Internacional de Justicia. No obstante, para que eso ocurra, cada país necesita realizar una consulta popular.

Sin impunidad

El Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), una organización no gubernamental que vela por el respeto a los derechos humanos, buscará que el crimen de un menor guatemalteco perpetrado el pasado 20 de abril no quede en la impunidad.

Según Mario Polanco, director del GAM, las comunidades de guatemaltecos asentadas dentro del área en conflicto se encuentran en "peligro constante" por la presencia de fuerzas militares de Belice.

"Pudimos constatar que ni siquiera con tecnología GPS se puede determinar dónde exactamente se localiza la línea imaginaria que limita la zona", aseguró Polanco.

24 de mayo de 2016, 12:05

cerrar