• Mundo

El alcalde que patrulla armado su asediado pueblo

  • Con información de Soy502
29 de noviembre de 2018, 10:11
Un fusil de asalto utiliza el alcalde en un poblado de El Salvador. (Foto: AFP) 

Un fusil de asalto utiliza el alcalde en un poblado de El Salvador. (Foto: AFP) 

El alcalde se abrocha el chaleco antibalas, enfunda su pistola en el pantalón, empuña un fusil de asalto, trepa en su 4x4 y sale a patrullar San José Guayabal, uno de los pocos municipios de El Salvador libre de "maras".

"No me hace sentirme más hombre andar armado. Hago eso por amor a mi pueblo", afirma Mauricio Vilanova. A sus 60 años, 18 como alcalde, se siente orgulloso de imponer la paz en su comunidad, que linda con los suburbios "rojos" de la capital, a merced de maras o pandillas.

  • RECUERDA: 

Jovial y conversador, le gusta pasearse por la plaza y ver a los jóvenes en la cancha de baloncesto cuando ya ha caído la noche, y hablar con familias y ancianos que descansan en las bancas.

Así luce el alcalde cuando sale a patrullar su municipio. (Foto: AFP)
Así luce el alcalde cuando sale a patrullar su municipio. (Foto: AFP)

"Nos sentimos libres, (con) los niños jugando", declara a la AFP Carmen García, una joven abuela de 48 años. "Aquí nunca he tenido problema con pandillas", agrega Ricardo Reyes, de 38 y entrenador de atletismo.

El alcalde permanece con los ojos abiertos. A la menor alerta, así sea de noche, corre a buscar su pistola Beretta y el fusil de asalto automático Galil SAR que guarda bajo llave en su oficina.

Siempre armado, sale a inspeccionar para preocupación de su esposa y de su hija de 21 años, "las sacrificadas", como las llama tiernamente.

Armado para salir a las calles, así patrulla el jefe edil. (Foto: AFP)
Armado para salir a las calles, así patrulla el jefe edil. (Foto: AFP)

El alcalde patrulla regularmente su municipio y lo acompañan un conductor y guardaespaldas. Todos armados.  Nunca han sufrido un atentado aunque el jefe edil si ha sufrido amenazas por los "miembros de maras infiltrados que quieren llegar acá", explicó. 

Vilanova instaló cámaras de vigilancia y organizó una red de cerca de 300 informantes, pero también le apuesta a la prevención, al deporte y la educación para frenar el reclutamiento de jóvenes por las pandillas.

Comentar
cerrar