CORONAVIRUS en Guatemala

  • Mundo

Asesino de profesora: "Traté de violarla, pero no lo conseguí"

  • Por Soy502
19 de diciembre de 2018, 16:12
La profesora de 26 años, Laura Luelmo, se había mudado pocas semanas antes tras conseguir un puesto de trabajo. (Foto: Soy502)

La profesora de 26 años, Laura Luelmo, se había mudado pocas semanas antes tras conseguir un puesto de trabajo. (Foto: Soy502)

Bernardo Montoya, el asesino confeso de la profesora Laura Luelmo en Huelva, España, declaró frente a la Guardia Civil y narró con detalles el trágico momento. 

El testimonio deja claro la forma en que engañó a la joven, de 26 años, para dirigirla a un “callejón sin salida” e "intentar" abusar sexualmente de ella “mientras que se encontraba inconsciente” y abandonarla cuando aún “estaba viva”.

"La chica salió de su casa y se me acercó a preguntarme algo. Yo estaba sentado en una silla en la puerta de la mía, que están frente a frente. Ella me dijo: 'Hola vecino ¿oye sabrías de algún supermercado por aquí? Es que soy nueva'", narró.

  • LEE TAMBIÉN:

“Yo le respondí: 'Claro, mujer', y le di una dirección. La engañé porque la mandé a un callejón sin salida donde no había supermercado ni nada", declaró Montoya que este miércoles intentó ser agredido mientras era trasladado en una autopatrulla. 

"En cuanto se alejó un poco yo corrí por mi coche. Me monté y dando un rodeo llegué primero al callejón. Allí esperé a que llegara. Cuando la chica apareció en el callejón sin salida, se quedó como sorprendida y me preguntó: '¿Qué haces aquí?' Y mirando hacia los lados dijo: '¿Y dónde está el supermercado?'.

Montoya anteriormente enfrentó una condena por asesinar a una anciana y por intentar violar a una joven de 27 años, casi la misma edad que Luelmo. 

"Sin decir palabra, la agarré y golpeé con violencia su cabeza contra el maletero de mi coche. Quedó inconsciente en el suelo. Tenía una cuerda en el vehículo y aproveché un trozo para atarle las manos a la espalda", continuó narrando. 

  • ADEMÁS:

"La metí en el maletero del coche y la envolví en una manta con el propósito de agredirla sexualmente después. Conduje hasta el lugar donde la encontraron. Al llegar, la desnudé de cintura para abajo y traté de violarla, pero a pesar de que ella estaba inconsciente no lo conseguí. Lo intenté pero nada. Juro que al final no la agredí sexualmente", declaró.

Montoya contó que se asustó. Por ese motivó la sacó del coche y la trasladó hasta unos matorrales. "Me fui corriendo, pero juro que cuando yo la dejé allí, ella todavía estaba viva". aseguró.

La desaparición de Laura Luelmo motivó numerosas misiones de búsqueda hasta la mañana del lunes, cuando se encontró el cuerpo en unos matorrales de la ciudad a la que se había mudado pocas semana antes tras conseguir un trabajo como profesora.

*Con información de El Mundo y El Comercio 

Comentar
cerrar