29/09/2020

  • Mundo

Australia: Víctimas de abuso sexual no podrían contar su historia

  • Con información de News.com.au
26 de agosto de 2020, 17:08
Las víctimas no podrán utilizar nombres reales para contar sus historias y señalar a los culpables. (Foto: Freepik)

Las víctimas no podrán utilizar nombres reales para contar sus historias y señalar a los culpables. (Foto: Freepik)

Las sobrevivientes de agresión sexual en Victoria, Australia, han sido despojadas de su derecho legal a contar sus historias usando sus nombres reales, por lo que se ha promovido el movimiento #LetsUsSpeak (Déjennos hablar).

Los cambios a la Ley de Informes de Procedimientos Judiciales, que se introdujeron en febrero, silencian a todas las víctimas de agresión sexual, cuyos agresores han sido declarados culpables, prohibiéndoles hablar bajo sus identidades reales.

Las nuevas "leyes mordaza" han sido descritas como una "gran victoria" para los pedófilos y violadores convictos, ya que sus víctimas ahora están "amordazadas" y se les prohíbe identificarse en las publicaciones, incluidos los medios de comunicación y las autobiografías, independientemente de su consentimiento.

Las leyes también se aplican sin importar cuándo ocurrió el crimen o cuándo el delincuente fue declarado culpable, lo que significa que muchos sobrevivientes que legalmente han podido contar sus historias en el pasado, ahora están censurados. 

 

Esto incluye decenas de defensores de sobrevivientes de alto perfil, así como varias víctimas de abuso por parte del clero de Ballarat, algunos de los cuales se ha hablado durante décadas.

Estas personas ahora potencialmente se enfrentarán a la cárcel si continúan su trabajo de defensa con sus nombres reales.

Cualquier víctima de agresión sexual declarada culpable de infringir las nuevas leyes podría enfrentar hasta cuatro meses de cárcel y multas de más de 3 mil dólares australianos. Los medios de comunicación también podrían enfrentar posibles enjuiciamientos y multas de más de 8 mil dólares.

La única forma en que un sobreviviente puede reclamar el derecho a identificarse a sí mismo en público es llevar el asunto a los tribunales y obtener una orden judicial, un proceso que podría costar a cada víctima más de 10 mil dólares.

 

“No hay forma de que tenga diez mil dólares para pagar por hacer esto. Le quitaría dinero a mi familia", dice Maggie *, una sobreviviente adulta de violación infantil que desea ser nombrada, pero tiene prohibido hacerlo.

Recientemente se lanzó la campaña #LetUsSpeak (Déjennos hablar) en Victoria para pedir al gobierno que reforme la ley mordaza y también se ha lanzado una iniciativa por medio de GoFundMe para ayudar a los sobrevivientes victorianos a cubrir los costos judiciales.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

*Tomado de News.com.au

Comentar
cerrar