30/09/2020

  • Comunidad

La carta que revela que Jakelin y Felipe pudieron salvarse

  • Por Jessica Gramajo
16 de julio de 2020, 20:07
Jakelin Amei Rosmery Caal falleció en manos de la patrulla fronteriza en EE.UU. (Foto: Archivo/Soy502)

Jakelin Amei Rosmery Caal falleció en manos de la patrulla fronteriza en EE.UU. (Foto: Archivo/Soy502)

Dos años han pasado desde que Jakelin Amei Rosmery Caal, de 7 años y Felipe Gómez Alonzo, de 8, fallecieron en hechos distintos en manos de la patrulla fronteriza en Estados Unidos (EE.UU.), y las investigaciones iniciadas por el Congreso no han concluido. Durante las diligencias una pediatra testificó y asegura que ambos niños pudieron ser salvados de la muerte.

El médico envió cartas a cada una de las familias de los menores, donde asegura que, como parte de la preparación para la audiencia en el Congreso estadounidense, hizo una revisión de las pruebas que consisten en declaraciones de testigos, informes médicos y las autopsias que les practicaron a los dos niños.

  • AQUÍ TE LO CONTAMOS:

Jakelin, falleció el 8 de diciembre de 2018. Ella fue aprehendida junto con su padre dos días antes por la Patrulla Fronteriza, cuando trataban de ingresar de manera ilegal con un grupo de 163 migrantes en un tramo del desierto de Nuevo México, cerca de Antelope Wells. Una semana después de su fallecimiento, los médicos indicaron que la menor tuvo un "shock séptico" que le provocó la muerte.

La niña vivía con su padre y sus abuelos. El 1 de diciembre decidieron viajar hacia EE.UU. debido a la pobreza. Ambos residían en el caserío San Antonio Secortez, Raxhujá, Alta Verapaz. 

No había pasado un mes de la muerte de la menor, cuando en vísperas de Navidad (24 de diciembre) falleció Felipe Gómez Alonzo, quien emprendió el viaje junto con su padre. Su sueño era comprar una bicicleta. Ambos salieron de la comunidad Yalambojoch, en Huehuetenango, el 18 de diciembre, pero fueron detenidos por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

Mientras en Guatemala se preparaban para iniciar la quema de juegos pirotécnicos, Felipe estaba en agonía, falleció 15 minutos antes de la medianoche. 

Investigación

La muerte de los menores fue duramente criticada en EE.UU. Decenas de políticos, artistas y personas manifestaron su rechazo a las acciones antimigrantes del presidente Donald Trump y el Congreso estadounidense inició una investigación que aún no concluye.

El caso de los menores migrantes volvió a ser noticia, luego de que la NBC News publicara las cartas que un pediatra envió a los padres de los niños, y lo hizo como parte de las diligencias que se realizan.

"Creo que usted y su familia merecen conocer los resultados de esta revisión antes de que se publiquen...", manifestó la pediatra Fiona Danaher en ambas misivas.

En el caso de Jackelin, la profesional escribió: "su hija falleció por complicaciones de sepsis, una infección bacteriana abrumadora que puede hacer que los órganos del cuerpo dejen de funcionar. La sepsis puede tratarse si un paciente recibe antibióticos a tiempo...".

Agrega: "Desafortunadamente, los agentes de la patrulla fronteriza donde detuvieron a Jakelin no realizaron pruebas de detección suficientes para identificar su enfermedad... y no llamaron con anticipación para solicitar una ambulancia... Como resultado, Jakelin no llegó al hospital hasta casi 12 horas después de que fue detenida y más de cuatro horas después de su solicitud de atención médica. Para cuando finalmente se administraron los antibióticos, su enfermedad había progresado demasiado y no podía ser salvada".

Lo mismo sucedió con Felipe. La médica indicó: "Su hijo falleció de influenza complicada por una infección pulmonar bacteriana... Los pacientes con influenza comienzan a mostrar síntomas dentro de los cuatro días de contraer la infección, y Felipe fue detenido durante seis días, por lo que indudablemente contrajo la enfermedad durante su estadía en los atestados centros de detención".

"Desafortunadamente, la atención médica que recibió Felipe durante su primera visita al hospital fue inadecuada. Sus médicos omitieron pistas importantes sobre la gravedad de su enfermedad y le recetaron la medicación incorrecta para tratarlo. Cuando se pidió llevar de regreso a Felipe al hospital, el agente tardó casi una hora y quince minutos en llegar. Todos estos errores retrasaron la atención médica... Si la hubiera recibido mejor y más oportuna, existe la posibilidad de que pudiera haber sobrevivido", manifestó Danaher.

Hasta el momento el Congreso no ha dado una resolución de las investigaciones e informes que han recibido. Sin embargo, indicaron que harán una revisión de cada prueba presentada.

  • NO DEJES DE LEER:

Comentar
cerrar