• Comunidad

Comunidad de niños con autismo puede ser desalojada de condominio

  • Por Gaby Girón
Lucy seguirá luchando para que estos niños no sean discriminados. (Foto: Facebook)

Lucy seguirá luchando para que estos niños no sean discriminados. (Foto: Facebook)

Lucy de Molina es una maestra de educación especial que empezó sus estudios con el objetivo de educar e integrar a las personas con capacidades diferentes.

Nunca imaginó que 13 años después pondría en practica todo lo que había aprendido con su propia hija mayor, Constanza.

Al año y medio de nacida, su hija fue diagnosticada con autismo, trastorno agudo del desarrollo que afecta la capacidad de comunicarse y de interacción.

“Luego de vivir mi luto, me levanté y pensé que era momento de ayudar a mi hija, así que luego de terapias, ayuda, educación y demás, empezó a desarrollarse y vimos mejoras en sus conductas”, cuenta con mucha alegría. Pero las cosas se complicaron debido al alto costoso de las terapias.

  • LEE TAMBIÉN: 

Esta madre tuvo la idea de adaptar el primer nivel en la casa que alquila en La Fontana, zona 4 de Mixco, con todo el material didáctico y recursos para seguir ayudando a su hija, pero cuatro años después decidió abrirle las puertas a más niños.

De esa manera nació la iniciativa Inclúyeme Guatemala. Actualmente cuenta con 10 niños que reciben terapia, tutorías y educación a distancia por parte de un programa "home school".

Pero toda esta alegría y ayuda se ha tornado gris a partir del 16 de abril, cuando recibió una carta de parte de las autoridades del condominio pidiendo que se traslade a otro lugar para atender a estos pequeños.

 Conoce sobre el autismo: 

 

“Este hecho no me molesta ni me enoja, esto me entristece ya que los niños no le hacen daño a nadie, siempre están bajo mi cuidado y el de otras tutoras, no hacen ningún daño y nos están discriminado”, dice Lucy tornando su voz más triste y preocupada.

Carta de los vecinos a Lucy.
Carta de los vecinos a Lucy.

Molina hace un cobro mensual por niño para pagar el curso “home school” para cada uno y cuenta con 4 tutoras y terapeutas para desarrollar a estos niños.

La junta directiva del condominio reclama que los juegos de las áreas de recreación se están deteriorando y que es peligroso para las personas que viven en el lugar y los niños, ya que el condominio no es apto para niños con estas condiciones. Al mismo tiempo reclaman que está prohibido tener comercios dentro de este lugar, pero Lucky asegura que hay dos o tres oficinas así como bodegas.

“Hemos sido víctimas de bullying, de rechazo y discriminación”, cuenta Molina ya que son constantemente vigilados por la seguridad del condominio y cada vez que van a salir a las áreas de recreación del condominio encienden los aspersores de riego para que los niños no puedan jugar.

Con la ayuda de la Procuraduría de los Derechos Humanos, esta madre decidió poner una denuncia en el Ministerio Público. “Es importante incluir a estas personas, aprender a tener empatía y así tener una mejor sociedad”, dice Lucy quien seguirá luchando por estos niños, para no ser desalojados y puedan seguir aprendiendo y desarrollándose a pesar de su condición.

  • QUIZÁ TE INTERESE: 

Detienen a la esposa del narcotraficante más poderoso de México

04 de mayo de 2018, 19:05

Comentar
cerrar