• Guate

Mojoca, el cafecito que ayuda a una hermosa causa

  • Por Fredy Hernández

Existe un pequeño café sobre la 13 calle y segunda avenida de la zona 1, tal vez has almorzado ahí donde te atendieron amables jóvenes. Se llama Mojocafé.

Se sienten satisfechos por tenerte de comensal. Son unos apasionados del trabajo y reciben con mucha gratitud los 20 quetzales por tu tiempo de comida u 8 quetzales por ese pan con frijoles.

Jóvenes de la calle

Con ese dinero haces mucho más. Te contamos que además de saciar tu apetito ayudas a otros jóvenes en situación de calle. Es más, a esos muchachos que amablemente te atienden alguna vez les faltó también un techo y comida, vivían de la limosna que en la calle les daban.

Juan José era uno de ellos. De sus 26 años pasó 7 sin un rumbo y la vida le jugó muchas vueltas al punto de estar cerca de la muerte. Pero él tenía un propósito que estaba por descubrir.

Hoy atiendo el Mojocafé, me siento muy contento por la oportunidad. Trabajo de lunes a viernes y los fines de semana estudio. No es fácil, pero quiero salir adelante
Juan José

Laura Lemus, la presidenta del Movimiento Jóvenes de la Calle (Mojoca), cuenta que Juan José pasó por un largo proceso para llegar a ser el joven productivo de hoy.

Juan José ha sabido responder a la oportunidad que le ha dado la vida y espera ser un ejemplo de superación. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)
Juan José ha sabido responder a la oportunidad que le ha dado la vida y espera ser un ejemplo de superación. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

“Todos pasan varias fases, algunos vuelven a las calles y otros logran sobresalir, Juan José es de esos casos. Él empezó ayudando en la cocina, luego pasó a la bodega y ahora está en la cafetería. También se encarga del inventario, es uno de los últimos casos más sorprendentes”, cuenta Lemus.

Alimentarte en este café te sabrá mejor ahora que sabes que estás ayudando con cada platillo que ordenas.

El café se encuentra en la 13 calle 2-41 de la zona 1, a pocos pasos del Paraninfo Universitario. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)
El café se encuentra en la 13 calle 2-41 de la zona 1, a pocos pasos del Paraninfo Universitario. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

Crecimiento

La cafetería no es el único proyecto con el que cuenta Mojoca. También ofrecen talleres de corte y confección, panadería, cocina y pizzería, todos liderados por personas que vivieron sin un techo y ahora comparten sus conocimientos para rescatar a jóvenes de la vulnerabilidad de las calles.

“Contamos con una casa llamada ‘8 de marzo’. Ahí se le ofrece un techo a mujeres que buscan una nueva oportunidad y también se les apoya a sus hijos. Ahí tienen la oportunidad de elaborar pizzas y venderlas para que el proyecto sea autosostenible”, añade Lemus.

También producen los propios panes con los que surten el café y para la alimentación de los muchachos. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)
También producen los propios panes con los que surten el café y para la alimentación de los muchachos. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)


La pizzería se encuentra en la 4a. calle de la zona 1, cerca de la iglesia de Santa Teresa, y es uno de los sitios más frecuentados por las personas que viven, trabajan, estudian o pasan por este sector.

En la sede de la 13 calle, además de la cafetería se encuentra el taller de costura, donde los participantes han confeccionado playeras, camisas, llaveros, centros de mesa, bolsas, mochilas, billeteras, por mencionar algunos artículos.

No cuentan con un lugar donde distribuir su producto, así que no tienen una mayor exposición para ofrecer sus productos.

Cada vez que compras en el Mojocafé ayudas a que más jóvenes tengan una nueva oportunidad de vida. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)
Cada vez que compras en el Mojocafé ayudas a que más jóvenes tengan una nueva oportunidad de vida. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

También tienen su propia panadería la cual surte a la cafetería y en la que los muchachos reciben la oportunidad de aprender un oficio para luego buscar la inserción en la sociedad.

Apoyo

Pese a la labor que realiza Mojoca, los fondos no son suficientes. Actualmente cuentan con el apoyo de donativos que reciben desde Italia y Bélgica, pero saben que esto puede cambiar con el paso del tiempo. Le apuestan a fortalecer su emprendimiento para apoyar a más jóvenes.

En los hogares de Mojoca requiere de algunos productos como Incaparina ya que muchos jóvenes llegan con cuadros críticos de desnutrición. También requieren de multivitamínicos, medicinas para niños desde los 0 años y adolescentes.

Si quieres conocer más sobre el proyecto y apoyarlos, puedes acercarte a la 13 calle 2-41 de la zona 1, a pocos pasos del Paraninfo Universitario, o en la casa 8 de Marzo, en la 4a. Calle a pocos pasos de la iglesia de Santa Teresita. 

  • TE PUEDE INTERESAR: 

28 de junio de 2018, 05:06

Comentar
cerrar