El Consejo Nacional Empresarial que pretende romper con las barreras tradicionales

29 de junio de 2021, 05:30

Offline

El Consejo Nacional Empresarial busca un espacio para emprendedores. (Foto: CNE Facebook)

Una nueva generación de empresarios con un discurso inclusivo, moderno, competitivo y anticorrupción se ha organizado en una nueva agrupación que pretende abrir las puertas a todos los que no se sienten representados por las cámaras y gremios.

EN CONTEXTO: Esta es la propuesta del Consejo Nacional Empresarial (CNE)

Se trata del Consejo Nacional Empresarial (CNE), un ente con menos de un mes de vida como agrupación legal, aunque desde hace algunos años era un tema recurrente entre ellos.

María Fernanda Rivera,  presidenta del CNE e ingeniera agrónoma que ha incursionado en el mercado del cacao, explica que actualmente son 40 empresarios los que forman parte de esta asociación y actualmente tienen 140 solicitudes para nuevos ingresos.

“La gente que estamos admitiendo no tiene que tener ningún privilegio, no estar envuelto en problemas de corrupción. Nosotros somos una asociación de empresarios que defienden principios”, enfatiza.

Rivera dirige la empresa Mil Alas la cual produce licor de cacao. (Foto: Heidi Loarca/Soy502)

Diversos aspectos los ha motivado para agruparse y es que estos jóvenes empresarios han encontrado ciertas barreras para poder emprender.

Se trata de situaciones como dificultades para acceder a créditos financieros, no tener una voz representativa, corrupción, no ser tomados en cuenta para toma de desiciones en acuerdos comerciales y obstáculos para entrar a cualquier sector comercial del país, entre otros.

Italo Antoniotti, miembro de la Junta directiva del CNE e integrante de la Federación de Cooperativas Agrícolas de Productores de Café de Guatemala, Fedecocagua, explica que como cooperativa han sido criticados por ser pequeños productores y no son considerados empresas, cuando la cooperativa es otro modelo empresarial.

“Somos el mayor contribuyente en una instancia como es Anacafé, tenemos cierta pertenencia a cámara del Agro por ello, pero la voz no la tenemos”, aclara Antoniotti, por lo que eso los ha motivado  a formar parte del CNE.

Antoniotti apoya el sistema de cooperativas como un modelo empresarial. (Foto: Heidi Loarca/Soy502)

Explica que el modelo de cooperativa consiste en reunir a pequeños productores para lograr en conjunto mejores condiciones de negocios. Puntualiza que actualmente esta federación aglutina a 23,000 pequeños productores y es el mayor exportador del grano en Guatemala.

Cambiar la gobernanza

Los entrevistados indican que, como asociación, están a favor de un cambio en la gobernanza del país, que sea más inclusiva y justa.

Antoniotti explica que la corrupción es el peor de los privilegios pues elimina el advenimiento capitales sanos y capitales a gran escala. Además, indica la importancia en que exista una fuerte postura por parte del sector privado en apoyar instancias como la Fiscalía Especial Contra la Impunidad, FECI y a su actual director, Juan Francisco Sandoval, algo que no ha ocurrido. 

Rivera detalla que el empresariado tradicional está, por lo menos, en 58 entidades del Estado en lugares de toma de decisión, ahí se tiene información privilegiada, señala, y repercute en conflictos de intereses lo cual ha bloqueado el ingreso de otras industrias por crecimiento de otros empresarios. 

Los empresarios sí somos actores políticos, una cosa es ser actor político y otra es ser partidista, María Fernanda Rivera Presidenta del CNE

“Y al final eso no es correcto y eso es corrupción. Se puede justificar que es una forma de acompañar al Estado, pero cada quien debe hacer su trabajo. Que no pueda venir ningún actor a torcer algo ahí, o a influir o a privilegiar”, puntualiza.

“Los empresarios sí somos actores políticos, una cosa es ser actor político y otra es ser partidista”, remarca.

Con una nueva gobernanza el empresario debería dedicarse a hacer lo que sabe hacer, que es producir, generar empleo e ingresos para el país. No es lo mismo acompañar al Estado en ciertos espacios donde sí tiene que haber un diálogo entre gobierno y privado, o por ejemplo en temas de acuerdos comerciales, agrega.

Como ejemplo, Antoniotti describe que Guatemala no suscribió el acuerdo con Corea del Sur porque “había problemas con la gente del plástico y el acero, pero eso es en detrimento del resto de compañías e industrias, entonces tenemos una desventaja del 20%, porque hay un arancel del café de Guatemala en Corea del Sur versus el café de Honduras que sí suscribió el tratado de libre comercio. Estas son medidas antieconómicas”, externa.

El café es uno de los principales productos de exportación de Guatemala. (Foto: Pixabay)

Las remesas no impulsan la industria

A su juicio, la economía del país está dependiendo de las remesas y esto genera una economía de consumo interno lo cual no impulsa la industria. Refiere que se necesita una economía de producción. Es decir crear productos para la exportación, para generar la competitividad hacia afuera.

Otro aspecto relacionado que cita es la caída continua de la calidad de vida en la mayoría de la población, lo que incrementa el número de personas bajo la línea de la pobreza, esto conlleva a la contratación de gente de clase media y al quedar los primeros fuera del mercado laboral buscan oportunidades generando la migración irregular hacia Estados Unidos.

Por otro lado, Antoniotti puntualiza que los bancos están muy cómodos con la adquisición de instrumentos financieros emitidos por el Estado, sin embargo, destaca que se necesita inversión para proyectos productivos.

Uno de los problemas a nivel financiero es que el 87% del capital está bancarizado en los bancos del sistema nacional, no hay bancos internacionales y de ese 87%, el 55% está en tres bancos, sostiene Rivera.

Una de las causas de la migración irregular es la falta de oportunidades, expresan miembros del CNE. (Foto: archivo/Soy502)

Las propuestas del CNE

Esta asociación está a favor de la regulación legal de la competencia. Es por ello que ven necesaria la aprobación de la Ley de Competencia que actualmente se encuentra en lectura en el Congreso. 

Desde el punto de vista de estos empresarios, un marco legal de ese tipo eliminaría la desventaja que actualmente el país tiene frente a otras naciones.

Además, regularía en contra de los posibles monopolios y/o prácticas de concentración de mercado, lo cual permitiría la entrada en todos los sectores para emprendedores, cooperativas y microproductores.

“El que no quiere arriesgar simplemente no tendrá una empresa, queremos libertad de empresa, sin aplastar a los que son nuestra competencia”, manifiesta Rivera.

Por otro lado, los integrantes de CNE están convencidos de que la mano de obra calificada colocaría a Guatemala en la arena competitiva internacional con mejores condiciones.

Para ello es vital corregir los problemas de desnutrición y bajo rendimiento escolar que se refleja en el país, señalan.

CNE considera importante la generación de inversión para proyectos comerciales. (Foto: archivo/Soy502)

Otro elemento que a su juicio es importante considerar es la creación de una banco de desarrollo con un modelo similar al Plan Marshall, que en su momento desempeñó un papel crucial en la concesión de inversiones y préstamos a largo plazo a empresas privadas que contribuyeron al proceso de reconstrucción.

Adaptándolo a Guatemala podría funcionar como un mecanismo de fomento para financiar programas estratégicos  para impulsar la productividad local.

Además, consideran que es necesario realizar reformas administrativas del Estado, su modernización y mejorar los servicios electrónicos. Esto va de la mano con transparentar las acciones del gobierno de turno para evitar la corrupción.