19/06/2021

  • Mundo

El escepticismo por el covid-19 deja a madre sin cuatro hijos en México

  • Con información de El Excélsior
09 de mayo de 2021, 19:05
Doña Carmen y su esposo tuvieron que ver morir a 4 de sus hijos para entender que el Covid es real. (Foto: Pixabay)

Doña Carmen y su esposo tuvieron que ver morir a 4 de sus hijos para entender que el Covid es real. (Foto: Pixabay)

Una de las mayores alegrías para cualquier madre es poder celebrar su día junto a sus hijos. Es algo que doña Carmen no podrá hacer en México, pues el covid-19 le arrebató a 4 de sus 8 sus hijos en poco tiempo.

MUNDO: Un Día de la Madre con angustia por su hija desaparecida

En medio de su tristeza, doña Carmen, una mujer que viven en México y ya es adulto mayor, le contó al diario El Excelsior que el covid-19 les destruyó la vida. Además, enfrenta la enfermedad de su esposo, quien yace en una cama debido a su avanzada edad y varias enfermedades. 

Doña Carmen narra que durante el inicio de la pandemia, uno de sus hijos, Teo, se contagió. Era el más joven, tenía 42 años. Ella explica que él contrajo la enfermedad en el trabajo, sin embargo, no creyeron en el covid-19 y pensaron que era cirrosis. Pensaron que la pandemia era un invento del gobierno.

4
hijos
de sus 8 hijos perdió Doña Carmen a causa de Covid-19
El Excelsior

Pero, el coronavirus los volvió a tocar. Esta vez a Gustavo, su segundo hijo de 50 años. Su escepticismo los hizo atribuir la muerte de su segundo hijo a una complicación por diabetes. Aún siguieron desconfiando de que pudiera ser covid-19, a pesar de que en ambos casos ese fue el diagnóstico.

Mientras el gobierno mexicano insistía en prohibir la reuniones, su familia celebró las fiestas de fin de año. Y así, el no acatar las disposiciones del Ministerio de Salud, hizo que María, de 56 años, padeciera por el virus en enero de este año. El esposo de María también se contagió y falleció. María se recuperó, pero sus nietos se enfermaron.

A la tragedia se le sumaron las muertes de sus otros dos hijos, Tomás, de 54 años, y de David, de 64.

Doña Carmen le narra a El Excelsior que, ahora, ella recibe ayuda sicológica pues no puede sobreponerse de lo sucedido.

Los duros golpes que recibieron, les hicieron entender la seriedad de la pandemia, aunque es un poco tarde. Actualmente, la familia no recibe visitas. 

Comentar
cerrar