14/04/2021

  • Comunidad

El viaje de un guatemalteco y su hija hacia la frontera de EE.UU.

  • Con información de El Paso Times
27 de diciembre de 2020, 18:12
Padre e hija permanecieron detenidos. Ella rogaba a su papá que regresaran a su casa y él no podía hacer nada (Foto: captura de video/El Paso Times)

Padre e hija permanecieron detenidos. Ella rogaba a su papá que regresaran a su casa y él no podía hacer nada (Foto: captura de video/El Paso Times)

La noche después de su audiencia en la corte de inmigración, Francisco Sical sostuvo a su pequeña hija en brazos mientras permanecían en una celda helada de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos. 

⭐️ Síguenos en Google News dando clic a la estrella

¿Alguna vez ha experimentado un momento en el que ve a su hijo llorar y no puede hacer nada? Rompe el alma.
Francisco Sical
, migrante guatemalteco

Padre e hija viajaron dos mil millas desde Guatemala, y solo consiguieron pasar dos meses de espera en un refugio improvisado en Ciudad de Juárez, México. El testimonio del guatemalteco fue compartido en el sitio El Paso  Times.

(Imagen: captura de video / El Paso Times)
(Imagen: captura de video / El Paso Times)

“Le dije: No llores. Sé fuerte”, recuerda Sical. "Mañana saldremos de aquí". "No, papá. Vamos ahora. ¡Abre la puerta!", le pidió ella.

Durante la noche que Sical estuvo detenido, se le ocurrieron algunas ideas. "Me dije a mí mismo: "Ahí está Estados Unidos. Puedo saltar la pared y estaré allí... ". Él lamentaba haber llevado a la frontera a su hija, exponiéndola a tanto peligro en el viaje. ¿Pero enviarla de regreso, sola?

Abandonarla significaría cometer el mayor error de mi vida. No podía dejarla. La deuda ya no importaba. Mi hija significaba más para mí.Francisco Sical
Francisco Sical
, migrante guatemalteco.

Finalmente, padre e hija retornaron a San Miguel Chicaj, en Baja Verapaz justo a principios de marzo, antes de que la pandemia afectara al país. Las deudas permanecen. A su regreso, el banco tenía el título de la única cosa de valor que poseía: la casa de su familia.

El año pasado, decenas de miles de familias migrantes centroamericanas se vieron enfrentadas a las opciones que Sical tenía: quedarse en México y asistir a las audiencias judiciales del programa en las que apenas el 1% de los solicitantes obtienen refugio, volver para enfrentar el hambre de sus hijos y la aplastante deuda bancaria que financió su viaje al norte o arriesgarse a cruzar ilegalmente.

*Con información de ElPasoTimes

  • TE PUEDE INTERESAR:

  • LEE ADEMÁS:

Comentar
cerrar