30/09/2020

  • Mundo

Encuentran la farmacia del médico más famoso de la antigüedad

  • Por Soy502
27 de noviembre de 2019, 20:11
Esta es una de las paredes encontradas bajo el foro romano. (Foto: La Vanguardia)

Esta es una de las paredes encontradas bajo el foro romano. (Foto: La Vanguardia)

En la Roma Imperial, las especias eran tan valiosas como el mismo oro, sobre todo por su uso medicinal, por ello los emperadores las protegían con celo en unos almacenes, que ahora han sido sacados a la luz en los Foros y en los que pudo indagar Galeno, uno de los médicos más célebres de la Antigüedad.

Un equipo de investigadores ha identificado el laboratorio de Galeno de Pérgamo, sus puntos de vista dominaron la medicina europea durante más de mil años en varios campos, entre ellos: Anatomía, fisiología, neurología y farmacología, así como la filosofía y lógica.

Por el momento se ha excavado un edificio de planta rectangular, con un patio porticado y una bañera en medio, dividido en una serie de salas que servían como almacén, y se situaba en pleno distrito médico, junto a la Vía Sacra del Foro, a dos pasos del Coliseo. Y es que ese lugar quedó sepultado a comienzos del siglo IV para permitir la construcción de la monumental basílica de Majencio, uno de los edificios más imponentes del área arqueológica.

TE PUEDE INTERESAR: 

Ahora un equipo de investigadores de Domenico Palombia Universidad de La Sapienza de Roma, capitaneados por el profesor de Arqueología , se afanan en estudiar esta excavación, asegurada con puntales a unos cinco metros bajo el pavimento de la basílica.

Los “horrea”, estos almacenes de especias, son “un lugar jamás estudiado e inédito”, según Palombi. Por esa razón los gestores del Parque Arqueológico ultiman un proyecto que permitirá la visita del público previsiblemente a finales de 2020. La idea es que el visitante encuentre este lugar intacto, tal y como ha quedado tras el paso del tiempo: “Dejaremos todo como lo hemos encontrado”, explica a Efe la arquitecta encargada del proyecto, Cristina Collettini.

* Tomado de La Vanguardia

Comentar
cerrar