27/11/2021

Eurobonos, entre el éxito y la opacidad

  • Por Jessica Gramajo
13 de octubre de 2021, 08:41
El Gobierno colocó US$1 mil millones en Eurobonos para financiar el gasto público. (Foto: Freepik)

El Gobierno colocó US$1 mil millones en Eurobonos para financiar el gasto público. (Foto: Freepik)

Como un gran éxito el Gobierno anunció la millonaria colocación de Eurobonos en la banca extranjera, pero ¿qué tan bueno o malo es esto para el país?

TE INTERESA:  ¿Por qué está tan cara la gasolina y el diésel?

Un eurobono es un bono internacional negociado en moneda extranjera y usualmente se emiten para reducir el déficit en la balanza de pago.

La colocación fue equivalente a 1 mil millones de dólares (unos Q7,733 millones) a través del Bank of America que participó como intermediario.

Se llevó a cabo en dos fases. La primera tuvo un cupo de 500 millones (unos Q3,873 millones) a una tasa de interés de 3.70% y un plazo de 12 años, la otra fue por la misma cantidad pero con una tasa de 4.65% a 20 años.

De acuerdo con el ministro de Finanzas, Álvaro González Ricci, el dinero se destinará para el financiamiento del gasto público. Además, aseguró que la demanda de los Eurobonos demuestra la estabilidad macroeconómica del país y la confianza que tienen los inversionistas en Guatemala.

Esta no es la primera colocación. En abril, también se llevó una operación similar por 1,200 millones (unos Q9,240 millones). Los recursos también se utilizaron para financiar el presupuesto, es decir, para funcionamiento.

¿Qué tan bueno es?

Al igual que el ministro de Finanzas, economistas consultados coincidieron en que la colocación fue "exitosa", debido a que se lograron las mejores tasas de rendimiento en el mercado internacional, con buenos plazos y demuestra que, pese a la crisis provocada por la pandemia, Guatemala sigue atrayendo a los inversionistas financieros.

"Es exitosa desde el punto de vista financiero. La tasa que se consiguió es buena y denota que el riesgo país está bien percibido como ha sido de manera tradicional, no es que sea un logro del actual Gobierno, la estabilidad macroeconómica ha sido bien vista durante décadas", manifestó Paulo de León, economista del Central American Business Intelligence (CABI).

Una posición similar manifestó Jorge Lavarreda, director del Centro de Estudios Económicos Nacionales (CIEN), quien indicó que los inversionistas suelen buscar los Eurobonos de aquellos países que tengan solvencia, capacidad de pago y Guatemala cumple con esos requisitos.

"Este monto está de acuerdo a los modelos de sostenibilidad de la deuda. Aún hay capacidad de endeudamiento y se puede pagar, ya sea en moneda extranjera o nacional", manifestó.

Caminos oscuros y deuda más cara

El problema es el gasto. Si bien los economistas coincidieron en que la colocación de los Eurobonos fue un éxito, también coinciden en que se está llegando a líneas peligrosas de endeudamiento y que el dilema es cómo se utilizarán los recursos obtenidos.

"Un país no tiene que endeudarse si no tiene un propósito claro, legítimo y justificado para contraer esa deuda. Lo que se critica es que se desconoce a ciencia cierta cuál será el destino de los recursos", manifestó Ricardo Barrientos, economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).

Barrientos explicó que, si bien la colocación fue un éxito, hay varios dilemas detrás de la colocación, pues, aunque se lograron tasas bajas, no lo son tanto como si se hubiera gestionado un crédito con algún organismo multilateral o internacional, en donde también ofrecen tasas más bajas.

"Los bonos son deuda cara. Las tasas son más altas y los plazos para pagar son más cortos. Además, cuando se contrata un crédito con un organismo multilateral, se tiene un período de gracia en el que no se cobran intereses, pero ahorita, con los Eurobonos, ya estamos pagando intereses", lamentó.

Esta posición fue compartida por Lavarreda, aunque explicó que las tasas son mejores a las que se hubieran obtenido en 2005. 

"La tasa promedio ponderada en un crédito externo en 2005 era de 5.73%, en el 2020 llegó a 4.52%. Bajó. Lo mismo ocurrió con la tasa promedio ponderada para los préstamos externos, pasó de 9.11% en 2005, a un 7% el año pasado. De todas las colocaciones que hemos tenido, en estos 1,000 millones de dólares se consiguieron las mejores tasas", manifestó, pero reconoció que también hay un riesgo de liquidez por posibles cambios en el tipo de cambio.

No obstante, el director del CIEN consideró que más que a cuánto se contrató la deuda, la discusión se debe de centrar en cómo se utilizarán los recursos. "La clave es que la rentabilidad social se mayor al costo económico de ese endeudamiento", dijo.

"Independientemente que sean Eurobonos o deuda con un multilateral, aunque sea más caro o más barato, si el costo social no está definido, no será positivo... Lo que hemos visto es que nos estamos endeudando para pagar el funcionamiento. Aunque hayan logrado buenas tasas, si el dinero no se invierte bien, todo ello se desvirtúa", manifestó Lavarreda.

Hasta ahora se desconoce a ciencia cierta cuál será el destino de los recursos. González Ricci se limitó a indicar que servirá para el funcionamiento del gasto público, pero justificó que, aunque se utilice para funcionamiento implica una inversión en la contratación de maestros, médicos, compra de medicamentos o remozamientos de hospitales o escuelas.

"Guatemala es un país deficitario como el 98% de todos los países en el mundo y requiere de deuda para financiar su gasto. El problema que tenemos es que por cada quetzales que se recauda 90.1 centavos ya tiene un destino específico. Va a los Consejos de Desarrollo, las municipalidades o el Organismo Judicial, tenemos muy poco margen para inversión", justificó el funcionario.

Riesgo límites peligrosos

En tanto, Lavarreda manifestó su preocupación por los niveles de endeudamiento que ha tenido el país. "Si bien aún hay margen para contraer más deuda, estamos llegando a niveles peligrosos según nuestra capacidad de pago", sentenció.

Hasta el 2019, la deuda total del país no sobrepasaba el 26.5% con relación al Producto Interno Bruto (PIB). Sin embargo, desde que asumió el presidente Alejandro Giammattei el 2020, esta se incrementó a un 31.6% y se estima que este año cierre en 32.2% y el próximo sea de 32%, pese a que el mandatario aseguró que no está requiriendo más préstamos.

eurobonos, bonos del tesoro, opacidad, gasto público

"Es verdad que no se gestionaron más préstamos, pero con los organismos internacionales, en cambio se está proyectando la colocación de más bonos y Eurobonos, lo cual es una deuda más cara. Giammattei dice que no habrá préstamos nuevos, pero no dice que contemplaron 17 mil millones de quetzales en deuda interna", criticó el economista del Icefi.

Mientras que González Ricci reconoció que la deuda con relación al PIB reflejó un incremento, pero explicó que fue debido a la crisis provocada por la pandemia. Pese a ello, indicó que la recaudación ha tenido una mejora y que de los 103 mil millones de quetzales que están solicitando en el Presupuesto para el próximo año, 74 mil millones se financiarán con recaudación tributaria.

"En enero pensábamos que tendríamos una recaudación de 64 mil millones de quetzales, pero la recuperación económica después de las restricciones ha sido positiva y en la última revisión de las metas de recaudación que se hizo en agosto se estimó que vamos a cerrar con unos 72,469 millones de quetzales", señaló.

deuda pib, eurobonos, bonos del tesoro, opacidad, gasto público
El Gobierno prevé recaudar este año Q72,459 millones en ingresos tributarios. (Fuente: MFP)

En tanto, Lavarreda recordó que "la Ley Orgánica del Presupuesto establece que la deuda pública no debe utilizarse para funcionamiento. No es técnico ni legal", sentenció.

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar