12/05/2021

  • Mundo

El grupo de países ricos evalúa cómo enfrentar las amenazas de China

  • Por AFP
04 de mayo de 2021, 08:05
Los países del G7 -entre los que se encuentran también Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón- comparten en su mayoría la preocupación por China, pero con enfoques diferentes. (Foto: AFP)

Los países del G7 -entre los que se encuentran también Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón- comparten en su mayoría la preocupación por China, pero con enfoques diferentes. (Foto: AFP)

Los siete países más ricos del mundo, conocidos como el G7, sostuvieron una reunión por primera vez en dos años debido a la pandemia del Covid-19.

OTRAS NOTICIAS: EE.UU. presenta su nueva estrategia frente a Corea del Norte

Los ministros de Relaciones Exteriores del G7, las siete democráticas más ricas del planeta, comenzaron a analizar este martes en Londres, en su primer encuentro físico en más de dos años, cómo dar respuestas conjuntas a amenazas mundiales como China.

Las situaciones en Rusia, Birmania, el Sahel o Siria figurarán también en la agenda de dos días de conversaciones organizadas por el Reino Unido, que este año preside del grupo, antes de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno prevista del 11 al 13 de junio en el suroeste de Inglaterra.

Tras una cena de bienvenida el lunes, centrada en los programas nucleares de Irán y Corea del Norte, los ministros iniciaron el martes contactos formales en Lancaster House, en el oeste de Londres, dándose la bienvenida con codazos amistosos.

El G7 dedicó la primera sesión a China, cuyo creciente peso militar y económico, y voluntad de ejercer su influencia fuera del país, preocupa cada vez más a las democracias occidentales. 

"Trabajar con China"

Pese a la creciente tensión diplomática entre Londres y Pekín, Raab se alineó con el gobierno de Joe Biden, que ha cambiado el tono respecto a la postura beligerante del expresidente Donald Trump. Y pidió "encontrar formas constructivas de trabajar con China de una manera sensata y positiva donde sea posible", incluyendo el cambio climático. 

"Queremos que China asuma el papel que le corresponde", dijo Raab. 

Los países del G7 -entre los que se encuentran también Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón- comparten en su mayoría la preocupación por China, pero con enfoques diferentes. 

Tokio tiene tensiones históricas con Pekín pero se ha abstenido de unirse a los países occidentales con sanciones, por temor a inflamar las relaciones con su gigantesco vecino y socio comercial.

La Asociación de Naciones del Sureste Asiático (Asean) participa como invitada en el encuentro junto a India, Australia, Corea del Sur, Sudáfrica y los representantes de la Unión Europea, entre ellos el jefe de su diplomacia, el español Josep Borrell.

"La presidencia británica del G7 es una oportunidad para aglutinar a las sociedades democráticas y abiertas y dar muestras de unidad en este momento tan necesario para enfrentar los desafíos comunes y las amenazas crecientes", afirmó Raab en un comunicado.

También desea compromisos mundiales más amplios y más contundentes en materia de la lucha contra el cambio climático y se prepara para albergar la cumbre de Naciones Unidas sobre el cambio climático, la COP26, en noviembre en la ciudad escocesa de Glasgow.

Comentar
cerrar