17/10/2021

Gloria Porras se reunirá con la CIDH y analizará medidas cautelares

  • Con información de El Faro
19 de abril de 2021, 13:32
Gloria Porras no fue juramentada como magistrada de la CC para un nuevo periodo constitucional. (Foto: Archivo/Soy502) 

Gloria Porras no fue juramentada como magistrada de la CC para un nuevo periodo constitucional. (Foto: Archivo/Soy502) 

Gloria Porras no fue juramentada por el Congreso como magistrada de la CC. Poco después, salió del país y se encuentra en Washington, Estados Unidos. 

___

EN CONTEXTO: Gloria Porras salió de Guatemala y se encuentra en Washington

___

En una entrevistada otorgada a el diario El Faro durante su estadía en Washington, Gloria Porras, aseguró que tenía compromisos adquiridos y aprovechará su viaje a EE.UU. para reunirse con representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

De acuerdo con la publicación, la magistrada saliente partió de Guatemala en la noche del martes 13 de abril, al no ser juramentada en el Congreso de la República para el nuevo periodo constitucional.

Esta es parte de la entrevista difundida:

¿Por qué salió de Guatemala? ¿Qué hace en Washington?

Desde días antes tenía, de manera no oficial, información de que no iba a ser juramentada, así que decidí, en lo que se resuelve esta situación, atender compromisos académicos que había adquirido pero no estaban fechados.

Estoy aquí invitada por el Colegio de Abogados para dar algunas entrevistas y conferencias sobre Estado de Derecho, un tema ineludible tras mi no juramentación. También voy a aprovechar para reunirme con representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, porque gozo de medidas cautelares y quiero analizar mi situación.

¿Cree que el bloqueo a su nombramiento viola esas medidas cautelares?

No solo viola las medidas: es una violación del estado de derecho, un atentado contra la democracia en mi país. No se me juramentó atendiendo a un amparo presentado contra mi nombramiento, pero que no cumple condiciones de fondo y forma para ser tramitado.

Si bien es cierto que nuestra ley establece que no hay materia que no sea susceptible de amparo, los jueces tenemos la obligación de revisar la forma y fondo de cada solicitud, y en el fondo este asunto no tiene ningún contenido, porque es la simple queja de un participante en el proceso de selección de magistrados, que aduce no haber sido notificado del resultado.

Y aquí hay dos cosas fundamentales: una, que el procedimiento que estableció el Consejo Superior Universitario, que no establece que fuera a existir una notificación escrita a los participantes, era público, por lo que el momento indicado para impugnarlo era inmediatamente después de la publicación o inmediatamente después de la primera sesión, porque, de lo contrario, con su participación los candidatos y los electores admitieron ese procedimiento como válido. En ese sentido, la solicitud de amparo resulta extemporánea. De hecho, la notificación final fue pública a todos los participantes. Tampoco a mí se me hizo una notificación, pero como todo se hizo público he entendido que soy la persona que salió elegida.

Así es que el amparo, por forma, no cumplía los requisitos. Y en fondo tampoco se sostiene. Porque el hecho de que él no comparta la decisión del Consejo Superior Universitario de no notificar no debería bajo ningún punto de vista afectar el proceso de elección. Podría, mediante amparo, exigir que se le notifique de forma directa el resultado, pero eso no puede afectar el proceso de elección, que fue antes de la notificación pública.

Dice que tuvo aviso que esto iba a suceder, ¿Quién quiere impedir que usted sea magistrada?

Vengo sufriendo acoso desde hace años, pero se ha intensificado los últimos dos. En ese tiempo se han presentado a la Corte Suprema de Justicia más de 60 solicitudes de antejuicio contra mí. De ellas, 40 ya fueron rechazadas, pero el resto se han admitido a trámite y por ello, cada vez que he dictado una resolución que no se comparte, me han estado amenazando, por diferentes medios, con la presentación de un antejuicio. Indudablemente hay una estrategia de desgaste.

¿Qué casos generan esto?

Casos que tienen que ver con corrupción, con impunidad. Mi voto ha inclinado la balanza en algunos casos hacia no favorecer la corrupción en el país, y eso ha resultado molesto para diferentes actores: personas de organismos de Estado, personas que están vinculadas con el crimen organizado...

¿Quién la amenaza?

No quiero mencionar nombres porque debo ceñirme a cierta ética como juez y tampoco quiero generar en mi país una nueva razón para la confrontación o entrar en dimes y diretes. Pero solo tiene que revisar los discursos de los distintos actores políticos.

Sus exposiciones son públicas. Vea la exposición que se hizo el día 13 justo antes de la juramentación de magistrados. Yo diría que es un material importante que se debe revisar e interpretar. Cada línea de ese discurso se está refiriendo a una sentencia con la que no han estado de acuerdo. Yo, como jueza, obviamente escuché la argumentación, y me parece que cada frase se refería a una de las sentencias que se ha dictado durante los dos últimos años.

¿Qué papel desempeña el presidente de la república, Alejandro Giammattei, en este esfuerzo por impedir que usted sea magistrada?

Es muy complejo para mí decir específicamente qué papel juega él, pero lo que sí voy a decirle es que el papel de la Corte de Constitucionalidad, y el mío como juez, es tratar de garantizar el balance que debe existir entre poderes del Estado; y también entre los poderes y la ciudadanía, porque el amparo está concebido para proteger al ciudadano frente a los abusos de poder.

Es precisamente poner al individuo como centro lo que me puso a mi en esta situación compleja. Yo no tengo ningún problema de carácter personal con el señor presidente ni con ningún funcionario público. Simplemente me he limitado a hacer mi trabajo, a hacer una interpretación constitucional, y eso no ha sido del agrado.

Se la acusa, como se hizo antes con otras personas clave del sistema de justicia de Guatemala, de politización. ¿Qué responde usted a esas acusaciones?

Me acusan de hacer activismo político, pero siento que son frases elaboradas que no tienen contenido, porque cada caso que llega a la Corte pasa por una discusión en el Pleno, una resolución no es una decisión exclusiva de Gloria Porras, sino una decisión colegiada en la que participan en unos casos cinco magistrados y en otros siete. Yo no pertenezco a ningún partido político, no intento favorecer a ningún partido. Simplemente, el hecho de defender en Guatemala los derechos de grupos vulnerables me hace acreedora de señalamientos, como el de que pertenezco a la izquierda.

Para leer toda la entrevista puedes acceder aquí.

*Con información de El Faro 

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar