14/06/2021

  • Gente

Príncipe Harry y Meghan Markle: de la realeza a una vida familiar en Estados Unidos

  • Por AFP
06 de junio de 2021, 15:06
Harry y Meghan buscan consolidar su familia en Estados Unidos (Fotografía: El Democrata)

Harry y Meghan buscan consolidar su familia en Estados Unidos (Fotografía: El Democrata)

En enero de 2020, la pareja anunció que se retiraba de la monarquía británica para mudarse al otro lado del Atlántico, junto a su hijo Archie. Y este domingo anunciaron el nacimiento, en California, de su hija Lilibet Diana.

EN CONTEXTO: El emotivo mensaje de Harry y Meghan por el nacimiento de su hija

La historia empezó con un flechazo, pero el cuento de hadas se tornó en suplicio para el príncipe Enrique y Meghan Markle, que decidieron dejar la monarquía británica y mudarse a Estados Unidos para consolidar la su propia familia.

Estas son cinco etapas claves de la relación de la pareja, que este domingo anunció el nacimiento de su hija, Lilibet Diana.

Amor a primera vista

El príncipe Enrique tenía 31 años, varios fracasos sentimentales y una carrera militar de diez años tras de sí, cuando conoció a Meghan Markle, una actriz estadounidense divorciada, que tenía en aquel entonces 34 años.

Una amiga común fue la que organizó su primera cita, durante una visita de Meghan a Londres, en julio de 2016. La química entre ellos fue inmediata, según aseguran.

"Todo era perfecto, simplemente todo", contó el príncipe Enrique a la BBC, durante una entrevista en noviembre de 2017, poco después de que anunciaran que se iban a casar.

Durante los primeros cinco o seis meses, consiguieron mantener su idilio en secreto. Pero, confrontado a los rumores, Enrique oficializó su relación en noviembre de 2016. Le pidió matrimonio a Meghan un año después, mientras comían pollo asado en su residencia, en Londres. 

Una boda mágica

La prensa británica aplaudió el compromiso, viendo en Meghan un soplo de aire fresco para la familia real: una mujer dueña de su propia carrera y que podría aportar un toque de modernidad a una institución presa de la tradición.

La pareja se casó el 19 de mayo de 2018 en el castillo de Windsor, a unos 40 kilómetros al oeste de Londres. La ceremonia se celebró con gran pompa y fue retransmitida en todo el mundo, y combinó los actos propios de la monarquía británica con algunos toques de la cultura afroestadounidense, y despertó gran alboroto en la población.

Meghan se convirtió en la primera integrante de la familia real que tenía un padre blanco y una madre negra.

Bebé real

Meghan dio a luz al primer hijo de la pareja, Archie Harrison Mountbatten-Windsor, el 6 de mayo de 2019. La pareja, que vivía antes del nacimiento en el palacio de Kensington, en Londres, lugar de residencia de Guillermo y Catalina, se instaló en abril en Frogmore Cottage, mucho más grande y situada en los terrenos del castillo de Windsor.

"Tengo a los dos mejores chicos -refiriéndose a su esposo también-, así que estoy muy contenta", declaró Meghan al presentar a su bebé, que no tiene ningún título de la realeza. 

Caída del pedestal

La pareja fue perdiendo lustre, a medida que aumentaban las críticas en la prensa, que les reprochaba que disfrutaban de un estilo de vida muy acomodado, rechazando al mismo tiempo los inconvenientes y compromisos reales.

Ambos se quejaban de la presión mediática, pero renovaron su casa de Frogmore a costa de los contribuyentes británicos.

Los periódicos también les criticaban su hipocresía, ya que Enrique y Meghan utilizaban aviones privados para sus vacaciones, pese a su defensa de las causas ecologistas.

Además, no dejaban de aflorar rumores sobre el comportamiento caprichoso de la duquesa de Sussex, tras una serie de dimisiones del personal de la Casa Real.

Retirada y vida en familia en Estados Unidos

El soplo de aire fresco se convirtió en tormenta cuando, en enero de 2020, la pareja anunció que se retiraba de la monarquía y se mudó al otro lado del Atlántico. Instalados en California, Enrique y Meghan crearon una fundación, Archewell, y firmaron contratos con grandes grupos mediáticos.

El pasado marzo, participaron en una entrevista con la televisión estadounidense, que fue dirigida por la famosa Oprah Winfrey, en la que desvelaron las razones de su retirada, alegando una falta de empatía por parte de la familia real.

Aseguraron, incluso, que uno de sus miembros había expresado su preocupación por el color de piel que pudiera tener su hijo, sembrando toda una controversia por supuesto racismo en la Corona inglesa.

Archie, su hijo, tiene ahora una hermana pequeña, Lilibet, llamada así en honor la reina Isabel II. Su segundo nombre, Diana, rinde homenaje a la madre del príncipe Enrique.

Comentar
cerrar