14/08/2020

  • Mundo

La historia de amor que ni la muerte pudo vencer

  • Por Soy502
24 de noviembre de 2019, 07:11
Josefina, de pie y Teodoro, de negro, celebran el cumpleaños 102 de la madre de Josefina. Este año, los tres partieron al descanso eterno. (Foto: El País)

Josefina, de pie y Teodoro, de negro, celebran el cumpleaños 102 de la madre de Josefina. Este año, los tres partieron al descanso eterno. (Foto: El País)

Josefina Martínez Balseiro se despertó como todos los días al lado de su esposo. Todo parecía tan normal como todo los días. Sin embargo, la mujer pronto se da cuenta que Teodoro Díaz Martínez se encontraba sin vida.

La sorpresiva llegada de la muerte fue tan fuerte para Josefina de 85 años, que dos horas después de la partida de su amante eterno, falleció para alcanzarlo en la ruta a la vida eterna. Llevaban más de 60 años viviendo juntos.

“Era un matrimonio como los de antes, de esos que duraban toda la vida”, comenta un vecino de su parroquia, Ribeiras do Sor, en el municipio de Mañón, en la comarca coruñesa de Ferrolterra, en España.

No solo no se separaron en la vida y en la muerte sino que esta les llegó en el hogar de su única hija, en la ciudad de A Coruña, a donde habían ido a pasar unos días. Teodoro necesitaba hacerse algunas pruebas: llevaba una temporada un poco decaído. Nada grave, según los familiares.

Pero la muerte estuvo rondando a la familia hace poco, ya que la madre de Josefina falleció a principios de año cuando apenas había llegado a los 106 años de vida.

 

“Cuando Josefina se despertó el martes y vio a Teodoro fallecido a su lado en la cama, no pudo asimilarlo. Avisó a la hija y al yerno, que se preparaban para ir a trabajar, y estos llamaron a una ambulancia que acabó trasladándola a ella al hospital para intentar reanimarla del infarto que había sufrido por la impresión, pero fue ya imposible”, cuenta Alfonso Emilio Balseiro, primo de la mujer y alcalde de Mañón desde hace 32 años; uno de los más veteranos regidores de Galicia.

Este miércoles fueron enterrados, juntos, en el cementerio de Ribeiras do Sor, del pueblo de Mañón.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

*Con información de El País

Comentar
cerrar