21/06/2021

  • Comunidad

La historia del migrante guatemalteco desaparecido, su caso sigue impune

  • Por Jessica Gramajo
28 de mayo de 2021, 20:05
Juan Francisco Salguero desapareció en febrero de 2014 cuando trataba de llegar de manera irregular a EE.UU. (Foto: Telemundo Investiga)

Juan Francisco Salguero desapareció en febrero de 2014 cuando trataba de llegar de manera irregular a EE.UU. (Foto: Telemundo Investiga)

Han pasado siete años desde que la familia de Juan Francisco Salguero lo vio por última vez, fue asesinado antes de llegar a su destino.

OTRAS NOTICIAS: Niña, hija de migrante guatemalteca, muere al intentar cruzar el Río Bravo rumbo a Estados Unidos

Con esperanzas, sueños y una gran deuda, Juan Francisco Salguero dejó su hogar y a su esposa embarazada con el objeto de buscar una mejor oportunidad en Estados Unidos (EE.UU.). Sin embargo, fue secuestrado y asesinado, y su caso sigue en la impunidad.

Salguero salió de su casa, en San Pedro Pinula, Jalapa, en febrero de 2014. Su familia ya no lo volvió a ver. Ahora, su recuerdo se guarda en una fotografía en un altar, donde su esposa, Carolina Nájera, prende todos los días, desde hace siete años, una veladora con la imagen de la virgen de Guadalupe, para conmemorar su recuerdo y darle luz y tranquilidad a su alma, señala una investigación de Noticias Telemundo.

El grupo estaba integrado por vecinos y familiares. Eran nueve guatemaltecos y todos fueron secuestrados y asesinados en Tamaulipas, México. Durante meses no se supo qué les había pasado, hasta que, cuatro años después, sus restos fueron localizados en una fosa clandestina.

Noticias Telemundo tuvo acceso a parte de la investigación, narraciones y a los informes forenses, en donde los familiares indicaron que cada uno pagó al coyote entre 50 mil y 90 mil quetzales. El traficante era conocido y les dijo que el trayecto era seguro.

De acuerdo con el hermano de la víctima, Gustavo Nájera, dos semanas antes de partir, Juan Francisco llegó emocionado a contarle a su familia que tendría la oportunidad de migrar hacia EE.UU., idea que tenía desde hacía años, debido a que era padre de siete hijos y muchas deudas.

El "contratista" del coyote les advirtió que debían dejar alguna casa o terreno como garantía para cubrir el viaje. Aunque la idea era difícil de asimilar, todos aceptaron, por lo que el coyote llegó a ver la casa y confirmó que la aceptaba, por lo que le cedieron las escrituras y un día antes de partir, hicieron un almuerzo familiar y rezaron para que todo saliera bien.

guatemalteco desaparecido, crimen organizado, méxico
Marta Nájera, mamá de Juan Francisco Nájera, asesinado en Tamaulipas, México. (Foto: Noticias Telemundo Investiga)

Siete días después de la salida del grupo, les informaron que estaban cerca de la frontera con EE.UU., en Reynosa Tamaulipas, luego de ellos no tuvieron más comunicación, por lo que empezaron a angustiarse.

A los 20 días, la esposa llamó al coyote quien le reclamó por llamarlo y le dijo que todo estaba bien y que no se preocupara. Luego de varias semanas sin noticias, las familias acordaron comenzar una búsqueda y fueron a buscar al coyote. Trataron de grabar con un teléfono, pero este los descubrió y los amenazó con matarlos e insistió que todo estaba bien.

Ante la insistencia, el traficante contó a las familias que el grupo había sido detenido por policías y estaban en la cárcel conocida como "La Grande", en San Fernando, Tamaulipas, pero esto nunca fue investigado por las autoridades mexicanas y tampoco existe constancia que exista una cárcel en ese lugar.

Un joven que viajaba con el grupo contó a los familiares que todos habían sido encerrados en una bodega en Río Bravo, pero él logró escapar, pero esa información tampoco fue confirmada. Ni Guatemala ni México investigaron lo sucedido, señala el informe que obtuvo Noticias Telemundo.

El 16 de febrero de 2015, un agente del Ministerio Público de Tamaulipas reportó el hallazgo de una fosa clandestina. Estaba ubicada en una área rodeada de árboles frutales. Encontraron huesos humanos. Muchos estaban de manos atadas con cinturón y en el fondo había latas de cervezas y dos botellas de vidrio.

guatemalteco desaparecido, crimen organizado, méxico

Después de realizar la excavación se encontraron seis siluetas humanas más, pero no eran los únicos, de la fosa exhumaron 16 cuerpos, de los cuales, nueve pertenecían al grupo de guatemaltecos de San Pedro Pinula. Sus cuerpos permanecieron en un Anfiteatro del Servicio Médico Forense de Tamaulipas, hasta que en 2018 fueron identificados.

Según el informe de los peritos, los guatemaltecos fueron torturados antes de ser asesinados con arma de fuego. Algunos tenían el tiro de gracia y se cree que el crimen se cometió el mismo día. 

Los familiares de las víctimas indicaron que Guatemala no los apoyó en la toma de muestras y se negaba a recibir los cuerpos, pero lograron recuperar los cuerpos de las víctimas y retornarlos a su comunidad.

Comentar
cerrar