28/09/2020

  • Mundo

Hospital cobró casi $11 mil por una prueba de Covid-19 a médico

  • Con información de ProPublica
05 de septiembre de 2020, 13:09
(Foto ilustrativa: Shutterstock)

(Foto ilustrativa: Shutterstock)

El sitio de investigación periodística ProPublica, de Estados Unidos, dio a conocer una historia sobre un hospital en Texas que cobró $10,984 a un médico que trabaja para ellos por una prueba de Covid-19, lo cual evidencia una serie de abusos que han estado sucediendo en torno a este tema.

El doctor Zachary Sussman, con especialidad en Patología, quería visitar a su familia en Scottsdale, Arizona, en mayo de este año. Sin embargo, tenía dolor de cabeza y para quitarse la duda de que pudiera estar contagiado de Covid-19 decidió ir a hacerse una prueba.

El doctor Zachary Sussman se hizo una prueba de Covid-19, cuyo costo final fue de $10,984. Foto: Propublica.org
El doctor Zachary Sussman se hizo una prueba de Covid-19, cuyo costo final fue de $10,984. Foto: Propublica.org

Eligió el Physicians Premier ER en Austin, Texas, hospital de emergencias en el cual él se desempeñaba como supervisor de las pruebas de Covid-19, un puesto temporal que se creó con la pandemia y lo hacía moverse entre esta ciudad y Nuevo México, en cuatro sedes de esta compañía.

Por este conocimiento, él sabía que las pruebas tienen un costo de 8 dólares y que, incluso, él mismo se pudo haber hecho la prueba. Pero decidió aprovechar la oportunidad para evaluar de primera mano el proceso de toma de muestras.

Sede del hospital donde se hizo la prueba. (Foto: ProPublica.org)
Sede del hospital donde se hizo la prueba. (Foto: ProPublica.org)

El médico quien le hizo la prueba no lo conocía, por lo que no lo reconoció y no sabía que era su supervisor. En 30 minutos, se le dieron los resultados, los cuales fueron negativos y no hubo necesidad de una consulta ni ningún tratamiento posterior.

Un mes después, recibió una carta de su seguro médico en la cual le explicaban que se habían hecho cargo del costo de la prueba, la cual el hospital estaba cobrando $2,100. Para entonces, Sussman se sorprendió por el gasto, pero reconoció que los precios en el Physicians Premier eran altos, ya que funcionaba como una sala de emergencias sin largas esperas. Sin embargo, puso en duda que la aseguradora no hiciera nada por reducir el precio.

Poco tiempo después, el seguro le volvía a enviar una explicación, en la cual el hospital le estaba cobrando $8,884.16 por el uso de la sala de emergencias.

Monto de la factura. (Foto: ProPublica.org)
Monto de la factura. (Foto: ProPublica.org)

En ambos casos, la aseguradora pagó los casi 11 mil dólares ($10,984), sin que el médico tuviera que hacerse cargo. Sin embargo, él como experto en salud sabe que ese dinero lo están pagando los clientes de la aseguradora con sus primas de seguro, lo cual provoca que el servicio siga siendo alto.

Tras esto, Sussman renunció a su puesto en el hospital y renunció al anonimato como paciente y cliente de aseguradora, para que se pudiera investigar este abuso.

Comentar
cerrar