20/09/2020

  • Para Sorprenderte

"Instagramers" se sumergen en basurero tóxico que parece un lago paradisíaco

  • Por Soy502
13 de julio de 2019, 09:07
Los visitantes han dejado un lado las alertas para disfrutar momentos en este "lago", que es más bien un basurero de desechos tóxicos, nocivos. (Foto: El País)

Los visitantes han dejado un lado las alertas para disfrutar momentos en este "lago", que es más bien un basurero de desechos tóxicos, nocivos. (Foto: El País)

Las "Maldivas Siberianas" parece un paraíso ideal para la fotografía y el hashtag, pero es, en realidad, un basurero de óxidos metálicos nocivos para la piel, solo por simple contacto. Sus aguas son turquesas, en realidad, por culpa de una reacción química. 

El estanque recibe los restos tóxicos de una central de energía térmica cercana que provee de electricidad a toda la ciudad de Novosibirsk. (Foto: El País)
El estanque recibe los restos tóxicos de una central de energía térmica cercana que provee de electricidad a toda la ciudad de Novosibirsk. (Foto: El País)

Novosibirsk, la tercera ciudad más grande de Rusia, situada en el centro de Siberia, es el último lugar en el que nadie esperaría encontrarse aguas cristalinas de color turquesa, como esas que aparecen en los anuncios turísticos del Mediterráneo o en las fotos publicitarias de resorts con todo incluido en el Caribe.

Por eso, cuando alguien encontró un lago con esas características y publicó una foto en Instagram, el lugar se convirtió de inmediato en un sitio de peregrinaje para los bañistas y curiosos de la ciudad que querían comprobar si aquel paraíso era real.

El simple contacto con el agua puede dañar la piel, pero los bañistas siguen buscando "la foto perfecta". (Foto: El País)
El simple contacto con el agua puede dañar la piel, pero los bañistas siguen buscando "la foto perfecta". (Foto: El País)

A partir de ahí, es una pequeña sensación en Instagram: fotos de novios o recién casados abrazándose en su orilla, bañistas con coloridos unicornios inflables atravesando sus aguas, y aspirantes a influencers posando en bikini o haciendo yoga sobre sus bancos de arena.

Pero la realidad es otra: este lago no es ni siquiera un lago. Es un estanque al que van a dar los restos tóxicos de una central de energía térmica cercana que provee de electricidad a toda la ciudad de Novosibirsk (1,6 millones de habitantes). Entre esos restos, las cenizas del carbón quemado en la central.

La advertencia la ha dado la Siberian Generating Company, alarmada ante la popularidad del lugar en las redes sociales, que ha llegado a ganarse el sobrenombre de las “Maldivas siberianas”. 

El bloguero Stanislav Razhev dijo al diario Siberian Times que “miles de ciudadanos de Novosibirsk y turistas vienen al lugar en vehículos, a caballo o en bicicleta, con cervezas y carne para barbacoa”. Algunos, incluso, han declarado que el agua huele bien, como a “detergente de lavandería”.

Un instagramer dio a conocer el lugar en sus redes y, desde entonces, se ha convertido en atractivo turístico. (Foto: El País)
Un instagramer dio a conocer el lugar en sus redes y, desde entonces, se ha convertido en atractivo turístico. (Foto: El País)

Si bien la Siberian Generating Company ha negado cualquier peligro de radiación, advierte que el contacto con las aguas puede provocar reacciones alérgicas en los bañistas y supone, además, un peligro más grave por su fondo de tipo pantanoso: puede ser difícil para un nadador casual salir del agua se hunde en sus arenas.

En vista de que, ni la cercanía de la central térmica, ni su olor a detergente, parecen detener a los osados "instagramers" a la hora de sacar una buena foto para ganar likes, la administración de la central ha decidido cerrar las carreteras que llevan hasta el lago.

Con información de El País

  • TE PUEDE INTERESAR:

Comentar
cerrar