*Causa ajena al COVID-19

  • Para Sorprenderte

Científicos del MIT descubren el "sonido" del coronavirus

  • Con información de Massachusetts Institute of Technology (MIT)
10 de abril de 2020, 07:04
Comparando la secuencia musical con la proteína espiga con otras, "podría ser posible encontrar una que pueda adherirse a la espiga, evitando que el virus infecte una célula", comentaron los investigadores. (Foto: Die Hoorn).

Comparando la secuencia musical con la proteína espiga con otras, "podría ser posible encontrar una que pueda adherirse a la espiga, evitando que el virus infecte una célula", comentaron los investigadores. (Foto: Die Hoorn).

Aunque parezca imposible imaginarse poder escuchar un virus, los científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) lograron traducir la estructura molecular del Covid-19 en notas instrumentales.

via GIPHY

Estos investigadores lograron que por medio de sus "espigas", proteínas en forma de punta que sobresalen de la superficie formando una corona (por eso su nombre) están compuestas por combinaciones de aminoácidos.

En cada una de estas combinaciones de aminoácidos, los científicos aplicaron la técnica con Inteligencia Artificial para asignarles una nota musical y así obtuvieron una partitura de la proteína completa.

Puedes escucharlo aquí:

Claramente puedes escuchar campanas, instrumentos de viento y de cuerdas, pero en realidad son las moléculas responsables de invadir las células de nuestro organismo cuando nos contagiamos. Es verdad que el volumen y la duración fueron intervenidas por los investigadores para que tuviera un sonido armónico.

  • PODRÍA INTERESARTE:

"Encontrar sitios en la proteína donde los anticuerpos o medicamentos puedan unirse, simplemente buscando secuencias musicales específicas que correspondan a estos sitios. Esto, dicen los investigadores, es más rápido y más intuitivo que los métodos convencionales utilizados para estudiar proteínas, como el modelado molecular", explicó la revista Science News.

*Lee aquí la nota completa en Science News y la entrevista al científico que desarrolló la técnica en el MIT 

Comentar
cerrar