• Política

Jimmy Morales, el Presidente que solo gastó para sobrevivir

  • Por Roberto Caubilla
El presidente cumplió la mitad de su mandato al frente del país. (Foto: Gobierno)

El presidente cumplió la mitad de su mandato al frente del país. (Foto: Gobierno)

El presidente Jimmy Morales cumple dos años de dirigir el país. En ese tiempo ha logrado administrar el pago de 127.3 millardos de quetzales, lo que corresponde a un promedio de gasto inferior al 90% del presupuesto total aprobado para 2016 y 2017.

Para el cierre de este año, el Presidente anunció que espera alcanzar el 91% de ejecución.

  • RECUERDA:

Respecto al dinero gastado por sus ministros y secretarios, estos se centraron en gastos de funcionamiento y administrativos. Y así pensaban continuar en 2018 según el proyecto de presupuesto que el Congreso no aprobó, y en el que se estructuraba el 64% del gasto para el funcionamiento, el 20% para inversión y, el resto, para pago de deuda pública.

En el portal Guatecompras se pudo confirmar esta información. Entre los principales gastos de cada cartera aparecen pagos de seguros, compra de cupones de combustible, pagos de arrendamientos, capacitaciones y compra de vehículos, entre otras adquisiciones del año.

El análisis

El analista de Acción Ciudadana, Marvin Flores, definió el presupuesto de la mitad del período de administración de Jimmy Morales de baja ejecución y con gastos “puramente de funcionamiento y nada de inversión”.

Flores señaló a varias causas de este fenómeno como la inestabilidad de los gobernadores, el miedo de los funcionarios a firmar contratos y órdenes de compra, y la falta de planificación.

  • ADEMÁS:

Para Abelardo Medina, del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, esto dos años el Gobierno “fueron de sobrevivencia, centrados en mantener el aparato burocrático con secretarías y ministerios que contribuyen poco”.

El exsuperintendente de la Administración Tributaria indicó que el problema no se debió a la falta de recursos, sino al mal manejo de la gente del Ejecutivo de la Ley de Compras y Contrataciones, y la falta de planificación.

“La ejecución presupuestaria en atención en pagos de la deuda y de salarios ha caminado bien; han tenido problema en la contratación de actividades y la compra de bienes y servicios, sobre todo debido al límite de capacidad de los ejecutores que estaban acostumbrados a comprar sin cotizaciones”, explicó.

Incluso recordó cuando se veía a los ministros llegar a Finanzas a pedir más dinero, pero ahora ya no porque no lo gastan. “No se trata de gastar toda la plata sino de gastarla bien”.

Medina añadió que toda esta situación al final afecta a la población, principalmente la de menos recursos.

Ahora con un mejor conocimiento de la ley y con una capacitación larga de dos años, esperamos que tengan una mejor ejecución en 2018.
Abelardo Medina
, ICEFI

Problema estructural

Por otro lado, Hugo Maúl, analista del CIEN, destacó que la culpa no es tanto del Ejecutivo, es un problema estructural del país.

Aún así criticó al Gobierno por mantener una actitud pasiva y no intentar cambiar el marco jurídico.

“El problema es credibilidad y liderazgo porque falta una estrategia para ir al Congreso para cambiar ese marco jurídico, porque si decides esperar a que los diputados lo cambien... ellos tienen otras prioridades; si sabes que algo no funciona morí en la lucha por cambiarlo”, señaló.

Maúl también criticó la falta de planificación y señaló que se “ejecutó lo que se puede ejecutar”, refiriéndose a los gastos menores (pagos de salarios, compra de suministros, etc.) y en menor medida los proyectos que requieren una planificación.

¿Gastos necesarios?

En 2017 hubo compras cuestionadas que presentan ciertas anomalías y que termina pagando la población con sus impuestos para que otros se beneficien.

Es el caso del bono de responsabilidad del Ejército que incluso llegó a cobrar el Presidente de sobresueldo durante varios meses hasta que se denunció el hecho y se le obligó a devolverlo.

  • POR SI NO LEÍSTE:

Pero también el caso de la compra de 1 mil 948 bolsas de globos de colores por cerca de 69 mil quetzales por parte del Ministerio de Cultura, los trajes de buceo y dulces para la seguridad del Presidente o la compra de 115 bicicletas eléctricas por 850 mil quetzales, que finalmente frenó la Secretaría General.

Otro caso es la contratación de seguros de vida y gastos médicos para 148 magistrados del Organismo Judicial, para el cónyuge del funcionario y para sus hijos menores de 25 años.

El evento en Guatecompras se declaró desierto el pasado 27 de noviembre. No obstante, la Gerencia General del organismo ya dio la orden para iniciar una nueva licitación.

30 de diciembre de 2017, 06:12

Comentar
cerrar