03/03/2021

  • Seguridad y justicia

Juez prohíbe a comunicadora laborar en una radio por dos años

  • Por Jessica Gramajo
15 de enero de 2021, 20:01
Ana González y Antonia López fueron capturadas durante una allanamiento en una radio comunitaria. (Foto: Prensa Comunitaria)

Ana González y Antonia López fueron capturadas durante una allanamiento en una radio comunitaria. (Foto: Prensa Comunitaria)

El juez de Primera Instancia Penal de Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Totonicapán, Roberto Hernán Rivas, condenó al silencio en radio a Ana González, una comunicadora indígena que fue capturada en allanamientos a un medio de comunicación comunitario.

En una entrevista a Prensa Comunitaria, González manifestó su molestia por la resolución del juez, pues considera que ella no cometió ningún delito y ve la sentencia como censura para otras mujeres y para los pueblos indígenas que busquen ejercer la libertad de expresión, como lo establece la Constitución en su artículo 35.

La comunicadora fue capturada junto a Antonia López en noviembre del 2018 cuando varios agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y peritos del Ministerio Público realizaron un allanamiento en la radio comunitaria de Totonicapán donde ambas laboraban.

  • TE PUEDE INTERESAR:

En la entrevista, Gonzáles comentó que ella y su compañera estaban de turno realizando un programa educativo, cuando la policía llegó y comenzó a tocar de manera insistente. Al abrirles la empujaron, decomisaron todo y les indicaron que debían ser detenidas por orden de juez.

"Ese día yo no tenía tantas ganas de ir a la radio, pero ya había preparado todo el material para esa tarde", narró Gonzáles a Prensa Comunitaria. Ambas fueron detenidas acusadas de hurto de frecuencias radioeléctricas. Aunque el proceso lo cerraron en febrero del 2019, una apelación del MP reactivó el proceso.

La sentencia fue dictada el pasado 13 de noviembre. El Tribunal desestimó el caso contra López, pero dejó a González ligada a proceso y le prohibió hacer radio durante dos años.

Las dos comunicadoras fueron aprehendidas en un operativo donde participaron más de 30 autopatrullas. Se les envió primero a Quetzaltenango donde las interrogaron y luego las regresaron a Totonicapán, donde estuvieron en prisión durante una semana.

"No tengo palabras para decir cómo es la cárcel. Nos levantaban muy temprano para bañarnos... la primera imagen que uno tiene de a prisión es que allí hay mucha gente mala, yo estaba muy asustada, pero a nosotras no nos pasó nada, seguramente Dios nos cuidó", relató.

Para salir de la cárcel, Gonzáles debió parar una multa de 15 mil quetzales, pero la investigación continuó hasta llegar a una prohibición de ejercer radio. "Yo estoy consciente que no hice nada malo, la mejor decisión es no rendirme, no entiendo por qué me están prohibiendo hablar en una radio, si eso me gusta y no es un delito", manifestó.

González y su compañera hablaban de los derechos de las mujeres indígenas, sus programas se eran formativos y educativos, los difundían en quiché y en español, ahora ya no podrá hacerlo.

Condenan el hecho

A través de un comunicado, Centro Cívitas y Prensa Comunitaria, rechazaron la resolución judicial y aseguran que con ella se violentó el derecho a la libertad de expresión de la comunicadora, más cuando el delito que se les está imputando no existe en el derecho penal.

"Expresamos nuestro más profundo repudio a las actuaciones de estos jueces que irrespetan las libertades de expresión y de prensa en Guatemala y contravienen lo estipulado en la legislación internacional y nacional, específicamente en la Constitución y la Ley de Emisión del Pensamiento", indicaron.

Además, hicieron un llamado a la Procuraduría de los Derechos Humanos, para que busque una garantía que impida la repetición de las resoluciones violatorias al derecho y a la Corte Suprema de Justicia a velar por la correcta aplicación de las leyes en Guatemala.

  • NO DEJES DE LEER:

* Con información de Prensa Comunitaria

Comentar
cerrar