Resultados Segunda vuelta
  • Política

Pastores y política en América: el reportaje del que todos hablan

  • Por Soy502
13 de agosto de 2019, 09:08
n grupo de líderes evangélicos fundamentalistas vinculados a la Casa Blanca han extendido sus ministerios a varios países latinoamericanos y han hecho tratos con presidentes cuestionados. (Foto: Archivo/Soy502) 

n grupo de líderes evangélicos fundamentalistas vinculados a la Casa Blanca han extendido sus ministerios a varios países latinoamericanos y han hecho tratos con presidentes cuestionados. (Foto: Archivo/Soy502) 

Una investigación realizada por Columbia Journalism Investigations (CJI), el Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP) y replicada por Univisión revela la existencia de grupos de líderes evangélicos fundamentalistas vinculados a la Casa Blanca en Estados Unidos que han extendido sus ministerio a países latinoamericanos para efectuar tratados cuestionados, entre ellos Guatemala.

La investigación revela que se han creado redes religiosas cercanas a altos funcionarios de la Casa Blanca y que utilizan la fe y los valores de la iglesia para promover agendas políticas y de ciertos intereses. Especialmente en países con altos niveles de corrupción y señalados de "no colaborar" con la lucha contra la corrupción. 

Los encuentros con presidentes de latinoamérica se hacen por medio de Capitol Ministries, una organización religiosa que los dos altos funcionarios de Donald Trump, tanto su vicepresidente, Mike Pence, y Mike Pompeo, secretario de Estado patrocinan desde la Casa Blanca, y que se encarga de “evangelizar líderes políticos del mundo” con el fin de que legislen según esos principios. 

Guatemala y Honduras

Los encuentros de los religiosos rindieron frutos. En marzo, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, anunció el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel y el traslado de su oficina comercial a esa ciudad, al igual que el mandatario guatemalteco, Jimmy Morales. 

Desde la creación de la Oficina de la Fe en la Casa Blanca, los líderes evangélicos han mantenido sus iniciativas y con un perfil bajo se han negado a responder preguntas de la prensa, confirma Univisión. 

Esta investigación colaborativa revisó publicaciones en redes sociales, vídeos y boletines informativos de los líderes que integraban el comité asesor evangélico de Donald Trump durante su campaña electoral y de sus organizaciones. 

Uno de los líderes evangélicos es Mario Bramnick, quien se ha reunido en varias oportunidades en Guatemala y Honduras con sus mandatarios.
Uno de los líderes evangélicos es Mario Bramnick, quien se ha reunido en varias oportunidades en Guatemala y Honduras con sus mandatarios.

Al menos 18 de ellos, todos evangélicos, se han identificado a sí mismos como miembros de la Oficina de la Fe y la Oportunidad de la Casa Blanca desde mayo pasado durante múltiples eventos públicos en diferentes partes del mundo. 

El evangelismo representa solo a una minoría entre el abanico de creencias que se practican en Estados Unidos y que la primera enmienda de la Constitución defiende.

  • RECUERDA: 

Su sedes

Capitol Ministries, la Oficina de la Fe de la Casa Blanca y otros influyentes líderes evangélicos estadounidenses, de acuerdo con los católicos más conservadores, han cultivado estrechas alianzas con líderes políticos en países con grandes poblaciones de la fe evangélica, como Guatemala, Honduras y Brasil. 

Esas alianzas se extienden a políticos locales que han logrado conquistar significativas cuotas de poder y de influencia política en sus países.

En el caso de Guatemala han seguido los mismos pasos de Honduras con relación al reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel y una serie de tratados en materia migratoria que solo benefician a Estados Unidos, detalla el reportaje.

La visita a Guatemala

Desde mayo de 2017, Capitol Ministries ha abierto sede en ocho países de América Latina: México, Honduras, Brasil, Perú, Uruguay, Ecuador, Paraguay, y Costa Rica, además se tiene previsto abrir una en octubre de 2019 en Panamá. 

En enero de 2018 representantes de esta organización sostuvieron una visita en Guatemala con el objetivo de premiar al presidente Jimmy Morales por anunciar su decisión de trasladar la embajada de su país a Jerusalén. 

En esa oportunidad oraron por el mandatario y escucharon de primera mano cómo Morales había tomado esa decisión. 

Según Mario Bramnick, un pastor estadounidense de origen cubano y fundador de Latino Coalition for Israel (LCI), Morales coordinó una llamada con Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel, y le pidió a una pastora local que le sirviera de traductora del inglés. 

El presidente, explicó, había decidido de antemano rechazar la solicitud de Netanyahu para mover la sede y así se lo había comunicado al todo su equipo de gobierno que se encontraba en la sala.

“La llamada viene y se corta, viene y se corta”, dijo Bramnick y que mientras esperaban, la pastora leyó unas citas bíblicas con él y le dijo al presidente: “Si Dios te puso en esta oficina es para cambiar la historia de Guatemala”. Al final de la llamada, según Bramnick, Morales había cambiado de opinión y había decidido mover la embajada y convertirse en el segundo país en hacerlo, después de Estados Unidos. Ambas sedes se trasladaron a Jerusalén en mayo del 2018, con dos días de diferencia.

Un año después, Morales finalizó el mandato de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).  

  • MIRA: 

Esta tendencia se repite en países como Nicaragua, Brasil, México y otros de Sudamérica como una estrategia global de inmiscuir asuntos de religión con asuntos de interés nacional o público. 

La estrategia no es nueva, pero la versión documentada por esta colaboración periodística pone a la luz redes transfronterizas que, mientras defienden la moral cristiana, optan por aliarse públicamente con gobiernos sobre los que pesan serios cuestionamientos morales.

*Con información de Univisión y Columbia Journalism Investigations (CJI), el Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP)

Comentar
cerrar