18/01/2021

  • Mundo

El mundo ve rayo de luz ante crisis del coronavirus

  • Por AFP
19 de marzo de 2020, 11:03
El mundo tiene la esperanza que esta crisis se termine lo antes posible. (Foto: AFP)

El mundo tiene la esperanza que esta crisis se termine lo antes posible. (Foto: AFP)

El covid-19 ya está presente en más de 150 países y este jueves seguía extendiéndose, imparable, poniendo a prueba la voluntad y la preparación de todos los Estados, como India, que ensayará un toque de queda, mientras que en China, donde todo empezó, se anunció por primera vez que no hubo casos de contagio locales.

Pekín, que reconoció este jueves que trató injustamente al médico que alertó de la amenaza, hace tres meses, reportó solamente 34 casos nuevos en las últimas 24 horas, todos ellos "importados" del exterior. Oficialmente, pues, ningún chino contrajo la enfermedad por contacto local.

El COVID-19, un coronavirus que se transmite más rápidamente que la gripe y que puede permanecer agazapado, sin presentar síntomas, afecta a todas las clases sociales. El príncipe Alberto de Mónaco dio positivo este, así como el negociador jefe de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier.

Más de 9,000 personas ya han muerto, y el número de afectados se acerca a 220 mil en 157 países, y sigue subiendo.

Los balances oficiales son provisionales, porque el virus es un enemigo invisible, pero los efectos sociales y económicos ya son palpables, devastadores.

Por ello, el Banco Central Europeo anunció 750 mil millones de euros en ayudas, y las autoridades monetarias estadounidenses y el gobierno de Donald Trump proclamaron montos incluso superiores. Pero las bolsas no levantaban cabeza este jueves, aunque el petróleo, fuente vital de ingresos para países con graves carencias sanitarias, sí se recuperaba tras las desastrosa caída de la víspera.

Un ejemplo extremo de la hecatombe económico es el sector aéreo comercial, que necesitará como mínimo 200 mil millones de dólares en ayudas directas, advirtió la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA).

El coronavirus también causó su primer muerto en África subsahariana, en Burkina Faso. África tiene que "despertarse" y "prepararse para lo peor", advirtió el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Rusia también registró su primera víctima mortal por el COVID-19.

Por otra parte, España, con casi 14 mil contagios y 600 fallecidos, es el cuarto país del mundo más castigado por la epidemia, que llevó al gobierno a declarar el estado de alarma y decretar una cuarentena casi total.

La Unión Europea ya ha empezado la repatriación de decenas de miles de ciudadanos de sus países miembros varados en el mundo.

Otros aguardaban con angustia, como Verónica Lorenzini y Paulina Moya, madre e hija chilenas, bloqueada en Nueva Delhi, esperando desde hace días un vuelo que las regrese a Santiago.

"Queremos salir antes de que esto se transforme en un caos", declaró Paulina vía telefónica a la Agencia Francesa de Prensa.

Medidas

Chile, que sacará al ejército a la calle, decretó incluso cuarentena para la remota isla de Pascua.

En Reino Unido, donde se superó el umbral de los 100 muertos, las autoridades ordenaron el cierre de las escuelas a partir del viernes.

Según la Unesco, más de 850 millones de jóvenes en todo el mundo, o casi la mitad de los alumnos y estudiantes, tienen su escuela cerrada.

En total, más de 500 millones de personas están confinadas en sus casas, según un recuento de la Agencia Francesa de Prensa.

"¡Lo único que me angustia, es el silencio!", decía el octogenario Roberto Fichera en Roma. "No se oye un ruido, ni un coche, las calles están vacías. Cuando sales a andar y oyes unos pasos detrás, casi tienes miedo y te das la vuelta nervioso".

En Italia, las medidas de confinamiento, previstas hasta el 3 de abril, serán "prolongadas", anunciaron las autoridades.

En Alemania, donde se confirmaron más de 10 mil casos, la canciller Angela Merkel pidió a sus conciudadanos que siguieran las recomendaciones de limitar los desplazamientos, "imprescindibles para salvar vidas".

Además de combatir el desaliento y el pánico, los gobiernos intentan no descuidar la búsqueda de un posible remedio a la pandemia.

Estados Unidos aprobó ensayar un medicamento antimalaria, anunció Trump. China o Rusia también prueban posibles vacunas, en animales o seres humanos.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

Comentar
cerrar