*Causa ajena al COVID-19

  • Mundo

Niño pierde su piel por un fatal error médico

  • Por Soy502
04 de diciembre de 2019, 23:12
El niño tomaba medicamentos para la epilepsia. (Foto: Imagen ilustrativa)

El niño tomaba medicamentos para la epilepsia. (Foto: Imagen ilustrativa)

Lucas Vela Paredes, un pequeño de 11 años, sufrió serias quemaduras en su piel, además de la caída de todas sus uñas, los pezones, e incluso, está a punto de quedarse ciego, por ello necesitó de quimioterapia para sobrevivir.

Todo porque el niño recibió cuatro dosis más de las necesarias de Lamictal, mezclada con Depakine, ambos tratamientos para la epilepsia.

TE PUEDE INTERESAR: 

Su situación (el síndrome Stevens-Johnson) es tan grave que tuvo que ser trasladado en helicóptero al hospital de La Paz, en Madrid, España.

El niño llegó “al borde de la muerte”, según resaltó en una entrevista a el diario El Mundo, Cristina Paredes, su madre. 

El pequeño lucas estuvo al borde de la muerte. (Foto: El Mundo)
El pequeño lucas estuvo al borde de la muerte. (Foto: El Mundo)

El niño permaneció 16 días en la unidad de cuidados intensivos y tuvieron que coserle los párpados, ocho puntos en cada uno, para que la quemazón no acabara comiéndole los ojos.

Por suerte, el menor, poco a poco, se ha ido recuperando de sus heridas. 

Lucas sobrevivió a esta desastrosa mala práctica médica, pero le quedaron secuela: problemas renales y hepáticos.

El pequeño perdió su piel, que poco a poco se le fue quemando hasta quedar negra. (Foto: El mundo)
El pequeño perdió su piel, que poco a poco se le fue quemando hasta quedar negra. (Foto: El mundo)

También quedó físicamente deformado, por ello sus padres reclamaron al hospital por los daños y perjuicios causados, todo fue una cadena de errores que el niño pagó demasiado caro.

El servicio Extremeño responde con silencio al reclamo de la familia que está pasando un duro momento. 

La madre explicó a El Mundo que todo comenzó con una llaga en la lengua, luego en las encías, cuando llevó al niño al centro de salud le dijeron: "No se preocupe, es algo viral". 

Luego tuvo fiebre así que lo llevaron al Hospital de Plasencia, donde les explicó qué medicina tomaba, a lo que los médicos respondieron: "no pasa nada, es un herpes", a pesar de ello lo ingresaron y la mujer vio cómo poco a poco iba quemándose la piel hasta quedar negra. 

Con información de El Mundo

Comentar
cerrar