• Seguridad

El pescador que cayó en su propia trampa

  • Por Mario Cordero Ávila
24 de noviembre de 2018, 17:11

Kervin Estuardo Sánchez Urrutia era guardián de un chalet en Los Cushinales, colonia La Barca, a las orillas del Lago de Amatitlán.

Además de cuidar el lugar, se dedicaba a realizar algunos otros trabajos. Por ejemplo, ese día, 20 de noviembre de 2018, le habían encargado algunos pescados. Según sus familiares, un cliente de Villa Nueva se los había encomendado.

Sin embargo, Kervin tenía una peculiar forma de pescar, la cual está prohibida para realizar en el lago. En vez de utilizar red o una caña con anzuelo, usaba dos cables de corriente eléctrica. Entonces, los introducía en el agua cuando veía peces que nadaban cerca de la superficie; de esa forma, sus presas saltan por la descarga y hasta mueren, y de esa forma ya los puede capturar flotando.

  • Te puede interesar esta otra noticia:

Pero esa noche, cuando salió a pescar, bajó a la rampa de desembarque con los cables para realizar su método. Sin embargo, estando a orillas del lago, tras meter sus herramientas, resbaló y cayó a las aguas. Y como los cables estaban dentro, él también sufrió lo que le hacía a los peces. De esa manera, murió por una descarga eléctrica, que lo alcanzó gracias a las propiedades del agua de transportar la electricidad.

Ya era muy tarde y sus familiares se empezaron a preocupar porque Kervin no regresaba. Entonces dieron aviso a los Bomberos Voluntarios, quienes lo encontraron flotando a pocos metros de la orilla. Los cables dentro del agua dieron el indicio de qué le había ocurrido. Quizá su muerte sea ahora el recordatorio para otros pescadores por qué está prohibido pescar con electricidad.

 

 

Comentar
cerrar