07/05/2021

  • Mundo

La Reina Isabel II no abdicará tras la muerte del príncipe Felipe

  • Con información de Clarín
09 de abril de 2021, 10:04
La reina Isabel II continuará al frente de la Familia Real de Gran Bretaña. (Foto: AFP)

La reina Isabel II continuará al frente de la Familia Real de Gran Bretaña. (Foto: AFP)

La muerte del príncipe Felipe sorprendió a los británicos que lamentaron el fallecimiento del esposo de la reina Isabel II, de 94 años.

___

EN CONTEXTO: El príncipe Felipe era maestro en chistes, a veces de mal gusto

___

El cuerpo del príncipe "descansará" en el castillo de Windsor, la residencia de la familia real cerca de Londres, hasta que se celebre su funeral en la capilla de San Jorge.

Irreverente, con gran sentido del humor, no temía a la muerte pero había preparado su funeral, muchas veces ensayado por los canales de televisión en estos años. Como cada muerte tiene un código en el protocolo británico, los preparativos del funeral del príncipe Felipe están guardados bajo el nombre “operación Forth Bridge”.

La de la reina está guardado y varias veces ensayado como “London Bridge is down”.

La reina mantendrá un periodo de duelo de 8 días, más 30 días de duelo oficial.

Los funerales en Gran Bretaña no se celebran rápidamente. Se desconoce la fecha en que se realizará el del duque de Edimburgo.

Felipe e Isabel estuvieron casado más de 70 años. (Foto: AFP)
Felipe e Isabel estuvieron casado más de 70 años. (Foto: AFP)

Futuro incierto

La reina Isabel ha continuado su trabajo después del retiro oficial del príncipe Felipe, acompañada por su hijo y heredero Carlos, su nieto William, o la duquesa de Cambridge.

Pero la pérdida será muy fuerte para la soberana, que ya casi tiene 94 años. La suya fue una verdadera historia de amor con su marido, justo cuando la Corona enfrenta otra batalla por su sobrevivencia, con escándalos familiares, los affaires del príncipe Andrew por el Caso Epstein y la famosa entrevista de Meghan y Harry, acusándolos de racismo y de estar “atrapados en la institución”.

Si el papel cada vez más prominente de la reina y el príncipe Carlos equivale a algún tipo de "trabajo compartido", es quizás una cuestión de semántica.

Para la reina, la situación sería perfectamente clara: ella es la soberana, él es el heredero. No importa cuántas veces intervenga en su lugar. Ella sigue ocupando el trono. Es responsable de leer sus cajas rojas con los documentos oficiales, preside la apertura estatal del Parlamento, tiene audiencias semanales con el primer ministro, telefónicas en la pandemia.

Lo que ha estado sucediendo durante algún tiempo, y continuará sucediendo ahora que el duque está muerto, es más una evolución de palacio que una revolución. Más Carlos, menos reina y más del Duque y la Duquesa de Cambridge. Pero con la reina en el cuadro.

La reina Isabel aún mantendrá el control de la Familia Real. (Foto: AFP)
La reina Isabel aún mantendrá el control de la Familia Real. (Foto: AFP)

Hay una cosa que no sucederá: la Reina no abdicará. Desde la abdicación de Eduardo VIII, la familia real ha llevado una especie de amargo recuerdo popular del daño que causó su renuncia al trono. Es una palabra prohibida en la Casa de Windsor y traumática.

Es inconcebible que la reina siga el ejemplo de la reina Beatriz de los Países Bajos y simplemente entregue el trono. En 1992 rechazó las especulaciones de que renunciaría e insistió: "Es un trabajo de por vida".

La otra posibilidad es que el príncipe Carlos se convierta en Regente. Sin embargo, eso también puede descartarse, aunque solo sea por el momento. Ha habido sugerencias de que la Reina ha estado considerando usar la Ley de Regencia de 1937, para entregar el poder a Carlos cuando cumpla 95 años, en abril. Pero algunas fuentes reales lo han rechazado.

Podría llegar el día en que la Reina, o quienes la rodean, decidieran que es hora de que renuncie. Tiene dolores de columna y de piernas. Algunos dicen que sufre problemas de corazón.

Comentar
cerrar