CORONAVIRUS en Guatemala

  • Para Sorprenderte

"El profe" de 12 años que quiere ampliar la escuelita que fundó

  • Por Soy502
01 de diciembre de 2018, 20:12
Nico es "el Profe" de 12 años que tiene 36 alumnos y busca ampliar su escuela en Argentina. (Foto: ElClarín)

Nico es "el Profe" de 12 años que tiene 36 alumnos y busca ampliar su escuela en Argentina. (Foto: ElClarín)

Leonardo Nicanor Quinteros es el nombre del niño que ha emocionado a todos en Argentina y que se hace famoso en el mundo gracias a su vocación por enseñar, a su labor social y a su visión.

Con tan solo 12 años decidió cambiar las tardes de fútbol y juegos con sus amigos por algo que cambia vidas: dar clases.

  • TAMBIÉN...

En la actualidad tiene 36 alumnos en la pequeña escuela "Patria y Unidad", que montó en el patio de la casa de su abuela Ramona.

Clarín contó su historia y de inmediato se hizo viral.

"Nico es Leonardo Nicanor Quinteros, el pibe que eligió ayudar a otros chicos de los humildes barrios Las Piedritas I y II, en Pocito, San Juan, “para que no repitan de grado”. Sólo tenía 8 años cuando comenzó a darle clases a dos primitos. Hoy, cuatro años después, 36 estudiantes asisten a la escuela “Patria y Unidad”, que él "fundó" en el patio de la casa de su abuela Ramona".

Todos en el pueblo conocen la pequeña y humilde escuelita. Las puertas son dos elásticos de camas viejas. Las paredes, de cartón, chapa y nylon. Adentro los espacios son mínimos: tres aulas, de dos por dos, divididas por telas que hacen las veces de cortinas. Cada sala tiene su pizarrón y un recipiente de lata donde se guardan pequeños trozos de tizas.

 

 

Hay un jardín de infantes, donde los niños se sientan en ladrillos alrededor de una mesa. “Vienen niños de dos años... Allí primero empiezan jugando”, explica con naturalidad Nico. Las otras dos aulas son para grados superiores (primero y segundo una y quinto y sexto otra). Afuera están los bancos para los estudiantes de tercero y cuarto grado, además de un mástil con la bandera argentina y hasta una campana para llamar al recreo.

Nico también estudia en un colegio cercano. Lo hace por las mañanas, llega del estudio, almuerza y comienza su labor. Las clases comienzan a las 14 y terminan a las 18, aunque a veces pueden extenderse algunas horas más. La gran mayoría de los 36 alumnos son niños que buscan reforzar los conocimientos que adquieren en sus escuelas. “Pero puede venir cualquier persona, y no sólo los del barrio”, anuncia Nico, que también les ofrece a sus estudiantes una taza de té en invierno o un vaso de jugo en verano.

La historia de Nico se dio a conocer en mayo. Las donaciones, premios y reconocimientos se multiplicaron, aunque algunas promesas quedaron en el olvido.

La historia completa aquí

  • TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
cerrar