25/06/2021

  • Salud

Retrasar la segunda dosis de Pfizer genera mayor inmunidad, asegura estudio

  • Con información de Nature
16 de mayo de 2021, 15:05
El estudio evaluó la respuesta en adultos mayores. (Foto: AFP)

El estudio evaluó la respuesta en adultos mayores. (Foto: AFP)

El Reino Unido realizó un experimento a finales de 2020 debido a la poca cantidad de vacunas: retrasar la aplicación de las segundas dosis contra el Covd-19. El resultado de los beneficios fue inesperado.

OTRAS NOTICIAS: Pfizer alista pastillas contra Covid-19 para finales de 2021

La revista Nature publicó un artículo en el cual replica un estudio realizado en Reino Unido que detalla los beneficios de retrasar la administración de la segunda dosis. Esto se hizo en ese país en un intento por maximizar el número de personas que estarían, al menos, parcialmente protegidas de la hospitalización y la muerte.

El estudio sugiere que retrasar la segunda dosis de la vacuna de ARNm de Pfizer-BioNTech podría aumentar las respuestas de anticuerpos después de la segunda inoculación más de tres veces en los mayores de 80 años.

Se trata del primer estudio directo de cómo dicha demora afecta los niveles de anticuerpos del coronavirus y podría ayudar en las decisiones de programación de vacunas en otros países, dicen los autores.

"Este estudio respalda aún más un creciente cuerpo de evidencia de que el enfoque adoptado en el Reino Unido para retrasar la segunda dosis realmente ha dado sus frutos", dijo Gayatri Amirthalingam, epidemiólogo de Public Health England en Londres.

Las dos dosis de la vacuna

Muchas vacunas COVID-19 se administran en dos dosis: la primera inicia una respuesta inmunitaria y la segunda, la inyección de "refuerzo" la fortalece. Los ensayos clínicos de las tres vacunas utilizadas en el Reino Unido generalmente presentaron un intervalo de tres a cuatro semanas entre las dosis.

Pero para algunas vacunas existentes, una espera más larga entre la primera y la segunda dosis produce una respuesta inmune más fuerte. Retrasar las inyecciones de refuerzo de Covid-19 también podría expandir la inmunidad parcial entre una mayor franja de la población que el programa de dosificación más corto.

Así se hizo el estudio

El 30 de diciembre, el Reino Unido anunció que retrasaría la segunda dosis hasta 12 semanas después de la primera.

Para determinar si el retraso valió la pena, Amirthalingam y sus colegas estudiaron a 175 receptores de la vacuna mayores de 80 años que recibieron su segunda dosis de la vacuna Pfizer, ya sea 3 semanas u 11-12 semanas después de la primera dosis.

El equipo midió los niveles de anticuerpos de los receptores contra la proteína pico SARS-CoV-2 y evaluó cómo las células inmunes llamadas células T, que pueden ayudar a mantener los niveles de anticuerpos con el tiempo, respondieron a la vacunación.

Los niveles máximos de anticuerpos fueron 3.5 veces más altos en las personas que esperaron 12 semanas por su vacuna de refuerzo que en las personas que esperaron solo 3 semanas. La respuesta máxima de las células T fue menor en aquellos con el intervalo extendido. Pero esto no provocó que los niveles de anticuerpos descendieran más rápidamente durante las nueve semanas posteriores a la vacuna de refuerzo.

Vacuna Pfizer

Los resultados son tranquilizadores, pero son específicos de la vacuna Pfizer, que no está disponible en muchos países de ingresos bajos a medianos, dice Alejandro Cravioto, presidente del Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los países deberán considerar si las variantes que están circulando en su región particular podrían aumentar el riesgo de infección después de una sola dosis de vacuna, dice.

*Lee la nota completa en la revista Nature

Comentar
cerrar