01/10/2020

  • Mundo

Sobreviviente de Covid: "Estábamos como en medio de una guerra"

  • Con información de El Heraldo
27 de agosto de 2020, 15:08
Melvin Ochoa relató la dura experiencia que vivió en un hospital de Honduras. (Foto ilustrativa: Globo)

Melvin Ochoa relató la dura experiencia que vivió en un hospital de Honduras. (Foto ilustrativa: Globo)

El presagio de la batalla más difícil por librar en sus 46 años de existencia comenzó el 22 de junio, mientras acarreaba refrescos por los barrios capitalinos de Honduras.

Melvin Ochoa padece diabetes. El hombre presentó fatiga, dolor de pecho, se le volvió complicado respirar. También tuvo fiebre, vómitos, malestar en sus articulaciones, diarrea e insomnio.

Así que notificó a la empresa donde labora, decidieron que guardara cuarentena en su casa, la cual comparte con su madre de 68 años, su esposa y sus cinco hijos.

  • TE PUEDE INTERESAR:

Sin embargo, su cuadro clínico no mejoraba, cada vez sentía más dolor. "Fui al IHSS (Instituto Hondureño de Seguridad Social), no pude hacerme la prueba, siempre se terminaban. Entonces gasté 1,800 lempiras en dos pruebas en centros privados, ambas salieron positivas", contó.

La familia de Melvin veía que no mejoraba, por lo que decidieron buscarle atención médica. El recuerda que los doctores rechazaban atenderle, por temor a contagiarse.

Hasta el 7 de julio, un médico lo atendió. Le detectó que tenía hipoxia severa y la neumonía estaba golpeando sus pulmones. Lo trasladaron de emergencia a un hospital.

  • LEE ADEMÁS:

Melvin vivió los momentos más álgidos de la pandemia. Él vio los pasillos repletos de camillas, a los pacientes durmiendo en sillas y otros en el suelo.

"Sentí tristeza cuando miré esas condiciones, cientos de personas estábamos como en medio de una guerra, es algo irreal, pensé que fracasaría", relató.

Tras ser evaluado, los doctores le proporcionaron oxígeno. "Tenía dos horas con el oxígeno cuando ingresaron a un paciente más grave, me lo quitaron para dárselo a esa persona, solo escuché que un doctor dijo: 'desconéctelo a él que está más estable'".

  • NO DEJES DE LEER:

Pasaron seis horas, pidió ayuda porque se sentía muy mal. Su nivel de saturación estaba en 68 de oxígeno y el glucómetro reveló que su nivel de azúcar era más de 500.

Le consiguieron una colchoneta para que descansara y empezó a desvanecerse. Durante unas horas vio fallecer a seis personas.

"Eran personas de la tercera edad, los médicos fumigaban los cadáveres y los envolvían en sábanas, esos cuerpos permanecían junto a los otros pacientes casi una hora", recuerda.

Melvin estuvo un día en el área de emergencia del hospital y dos días en la sala de estabilización. No salió recuperado totalmente, pero terminó de mejorar en su casa.

*Con información de El Heraldo

Comentar
cerrar