24/01/2022

Buscó pareja en una app de citas y terminó por donar un riñón

  • Con información de The Huffington Post
02 de noviembre de 2021, 16:47
La historia de la mujer que donó su riñón gracias a una aplicación de citas. (Foto: archivo)

La historia de la mujer que donó su riñón gracias a una aplicación de citas. (Foto: archivo)

Una mujer compartió cómo su ingreso a una aplicación de citas la llevó a donar uno de sus riñones. 

Otras noticias:  Empresa que ayuda a endeudados reparte tarjetas inspiradas en "El juego del calamar"

Liz Armstrong contó a través del medio The Huffington Post cómo haber entrado a una app de citas por despecho, la empujó a donar su riñón a un desconocido cambiando su vida para bien. pues además ganó un gran amigo. 

Todo comenzó cuando la joven descubrió que su novio tenía una cuenta en una página de citas donde se busca intimidad sin compromiso y esto la enfureció. 

Por ello decidió terminar con él, ya que, encima de haber descubierto su cuenta, él le dijo que solo estaba ahí para ver, no para interactuar, situación que no creyó pues su biografía comenzaba argumentando que buscaba relaciones sexuales. 

Así, Liz se quedó con el perfil que había creado para descubrir a su ex y comenzó a mirar los perfiles de los demás. 

Desde el hospital cuando realizó el transplante de riñón. (Foto: oficial)
Desde el hospital cuando realizó el transplante de riñón. (Foto: oficial)

En lugar de publicar cosas explícitas acerca de su sexualidad, la joven optó por describirse como en cualquier red social, pues estaba harta de que todos hablarán únicamente de sus partes íntimas.

"Decidí editar mi perfil y actuar como si estuviera en cualquier otra aplicación para ligar. Puse que me gustaba la música y el teatro, que era una lectora voraz y que quería encontrar a alguien inteligente y agradable", expresó. 

Sin tardar comenzó a recibir insultos o ideas de lo que le harían. 

Entre todos un perfil llamó su atención y acrecentó sus deseos de venganza por el engaño de su relación anterior, animándose a seguir el juego: 

“Aquí un ingeniero aeroespacial. Me encantan las sinfonías clásicas. Leo el periódico todas las mañanas y mi cerebro está tan bien dotado como otras partes de mi cuerpo”.

Cuando quedó en una cita en un hotel, con esta persona apareció otro que le causó curiosidad: 

"... Justo después de organizar todo, me escribió un hombre con un montón de preguntas sobre mí. Después de un par de frases del estilo 'Tu belleza palidece en comparación con tu intelecto', me empezó a preguntar sobre mis géneros literarios y autores favoritos".

Foto: Oficial)
Foto: Oficial)

"Este nuevo candidato era un profesor de latín y el primer educado que no me exponía su currículum ni su vida y milagros como credenciales", contó, afirmando que él le hacía preguntas interesantes.

"'Me llamo Paul, por cierto', decía su mensaje, 'es un placer conocerte, espero', me contestó".

Armstrong intercambió mensajes a través de correo electrónico con Paul quien se ganó el lugar del Ingeniero Aeroespacial. 

"Los primeros desnudos que vimos en nuestra relación fueron unas esculturas romanas en una galería de arte. Paul hacía de cita y de guía al mismo tiempo y me entretenía con las historias que había tras los personajes mitológicos de las obras de arte en exposición, no presumía ni se vanagloriaba de sí mismo, como los otros hombres que me habían escrito. Era una persona refrescantemente normal: de complexión media, un poco bajito y con el pelo entrecano. Lo que más me gustaba de él era su voz, que estaba hecha para la radio, profunda y placentera", explicó, agregando que luego fueron a cenar, tomamos algo a algo más. 

Cómo decidió donar su riñón: 

Paul su nueva aventura le contó que estaba enfermo de una afección hereditaria que le dañó los riñones, su cuerpo funcionaba con un riñón de su padre.

“Cuando este riñón se quede sin gasolina voy a estar jodido, no quiero pasar por la diálisis pero llevo con este problema toda mi vida, son cosas que pasan, tienes que vivir con ello y asumirlo. Si no, ¿qué sentido tiene la vida?”, le dijo.

Liz afirmó que luego de su cita quedaron como amigos pues no tenía energía de seguir una relación casual después de haber cortado la relación con su novio a quien descubrió engañándola. 

Meses después supo de nuevo de Paul en un correo que decía: 

“La mayoría ustedes saben que mi riñón transplantado lleva un tiempo perdiendo fuerza. Mis médicos piensan que dentro de un año necesitaré otro transplante o hacer diálisis. Yo preferiría evitar la diálisis. Pueden surgir complicaciones y aunque vaya bien, es una muy mala experiencia. Un riñón donado por una persona viva funciona mejor que un riñón de un cadáver, por eso mis médicos me han pedido que encuentre un donante".

Liz se había enlistado al Ejército. "archivé el correo y crucé los dedos para que apareciera alguien del grupo sanguíneo 0 dispuesto a donar un riñón".

Un año después se vieron de nuevo y fueron a ver una obra de teatro además de ponerse al día. En ella hubo una escena que tenía relación con la muerte que lo quebrantó. 

"Ya había empezado la diálisis, estaba más pálido, más débil, más lento y en peor estado, estaba viviendo con ello y asumiéndolo pero le pasaba factura!".

Llegué a casa después de ver la obra y le envié un correo al coordinador de trasplantes de Paul. “No estoy segura si debería inscribirme en la lista de potenciales donantes porque estoy en el Ejército”, dijo, pidiendo que no le dijera nada aún a Paul para no crearle falsas esperanzas.

Tras exámenes y formularios no pudo mantener el secreto pues una de las amigas del enfermo había contactado al equipo de trasplantes y se enteró que había una candidata, algo a lo que el sintió emoción y ganas de volver a vivir. 

Luego de la cirugía. (Foto: Oficial)
Luego de la cirugía. (Foto: Oficial)

"Cuando Paul y yo nos volvimos a ver en el hospital después de la operación, sentí un alivio que no puedo describir con palabras. Me dijeron que tendría que estar orgullosa de mí pero no, estoy agradecida, le di más tiempo de vivir a un buen hombre que ahora está más sano y no tiene que pasar por diálisis. Mi riñón está prestándole un buen servicio", concluyó. 

Esta historia se hizo viral. 

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar