• Mundo

¿Qué cambia para Guatemala luego de las elecciones en EE.UU.?

  • Por Dina Fernández
El presidente Trump deberá ahora negociar con una cámara de representantes controlada por el partido demócrata. (Foto: AFP)

El presidente Trump deberá ahora negociar con una cámara de representantes controlada por el partido demócrata. (Foto: AFP)

Las elecciones intermedias de Estados Unidos han decretado una nueva realidad para Washington: el gobierno de Donald Trump ya no detenta el control absoluto de todas las instituciones. Ahora comparte el poder con el partido demócrata, que ha obtenido el control de la cámara baja del Congreso.

Ese cuerpo del Legislativo tiene dos potestades principales: fiscalizar al presidente e incluso iniciarle un juicio político (cuyas deliberaciones están a cargo del Senado, bajo fuerte control republicano ahora); así como originar toda la legislación pertinente a impuestos o presupuesto.

La recomposición del mapa político en Washington, ¿implica algún cambio para Guatemala?

1. El riesgo de la polarización

"Para la CICIG sí son buenas noticias", dijo el analista independiente Nicholas Virzi. "Ciertos congresistas demócratas que han manifestado interés por el triángulo norte, como Norma Torres o Elliot Engel, podrán tener más vocería y control de agenda. Tener la mayoría en la Cámara de Representantes implica encabezar muchas comisiones y eso cuenta",  indicó.

¿Pero será esto suficiente para detener las críticas en Washington hacia CICIG? De ninguna manera, según Virzi. "Los republicanos que han cuestionado ciertos aspectos de CICIG no perdieron, siguen ahí. Esa dinámica no cambiará, el ruido estará latente. No es decir que se le quita el apoyo total a CICIG, pero se modera, como se percibe que ya ha pasado". 

Sin embargo, para este analista norteamericano, el riesgo mayor para CICIG podría resultar de un factor externo a su desempeño: la escalada de polarización política en Estados Unidos. "Si los demócratas endurecen su postura de resistencia, si intentan desaforar al presidente Trump y al nuevo magistrado de la Corte Suprema, si agudizan el ambiente de enemistad y odio, ahí creo que peligrarían todos los temas que dependen de un consenso bipartidista, incluido el acuerdo en cuanto a CICIG". 

Más allá de los cambios en el mapa político en la unión americana, Virzi también ve el paso de las caravanas de emigrantes como una amenaza para Guatemala en su relación con Washington. "Eso tiene furioso al presidente Trump", indicó. "Podría exigir que se reforme el CA4 o replantear la Alianza para la Prosperidad, porque está claro que no está funcionando pues no ha detenido los flujos de migrantes hacia Estados Unidos".

2. A merced de los tiempos electorales

La mayoría demócrata en la cámara baja impone una lógica de negociación con el Ejecutivo. "La visión de cómo incidir en Centroamérica, pactada por ambos partidos incluso antes de que Trump llegara a la Presidencia, se impone con más fuerza", dice el analista Daniel Haering.  "El gobierno de los Estados Unidos va a seguir apretando las tuercas en los temas que le interesan, incluida la lucha contra la corrupción".

Los tiempos electorales, con la campaña de 2019 en el horizonte, impondrán una dinámica propia. "En el caso de Guatemala, el presidente Jimmy Morales no está en la mejor posición", enfatiza Haering, al explicar que pasadas las elecciones intermedias, Morales perderá capacidad de incidencia en Washington, en especial la influencia que le daba la cercanía con el gran financista de campañas republicanas, el magnate de los casinos Sheldon Adelson. No hay que olvidar que este empresario fue quien prestó su avión privado para trasladar a Morales a Israel, para la inauguración de la embajada de Guatemala en Jerusalén. "Adelson donó cerca de 100 millones de dólares a los republicanos", enfatiza Haering. "A un tipo así nadie lo quiere molestar". 

Una vez contados los votos de las legislativas, la situación de Morales se vuelve precaria por la proximidad de las elecciones generales de 2019: el declive usual de poder de un mandatario que se acerca al fin de su período."El presidente Morales va de salida y pierde espacio de maniobra ante sus posibles sucesores", argumenta Haering.

En conclusión, los congresistas demócratas que han manifestado interés por el Triángulo Norte de Centroamérica tendrán más incidencia que en los últimos meses y ello, en teoría, debería promover la búsqueda de consensos ante los senadores republicanos que han manifestado objeciones sobre CICIG. No obstante, la dinámica electoral de Estados Unidos, de cara a las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2020, puede acabar imponiendo un ambiente donde lejos de buscar acuerdos, se intente exacerbar las contradicciones, una constante en la era Trump.

08 de diciembre de 2018, 16:12

Comentar
cerrar