Súper Arzú y su kriptonita

Súper Arzú y su kriptonita

Publicado hace 1 año.

Julio Serrano Echeverría

El fin del invierno y del sistema corrupto

Está por acabarse la temporada de lluvia y la vida se transforma sustancialmente. Martínez Rivas, uno de los grandes poetas nicaragüenses –nacido en Guatemala- decía que en estas latitudes solo hay dos estaciones: la del lodo y la del polvo.Quedan atrás entonces la ropa que no se secó bien y su desagradable aroma a ropero abandonado. El meme de Leonidas gritando “metan la ropa” entrará en desuso. Las inesperadas goteras. Las ventanas cerradas, o peor aún, las que dejamos abiertas frente

Daniel Herbruger

Dedícale cinco minutos al día a tu dinero

Una de las razones que las personas aducen para no llevar un presupuesto es la falta de tiempo.Mi reto es que cinco minutos diarios haciendo un cierre de caja (cuánto gastaste en el día para restarlo de tu presupuesto mensual), son suficientes para darle un giro de 180 grados a tu vida. La disciplina es gratis en dinero pero se paga con voluntad. Aquí te dejo cinco alarmas que indican que debes dedicarle esos cinco minutos diarios a tu dinero.[attach_entity|type=inline_element|id=198356]Si paras a

Dina Fernández

El TSE le allana el camino a los net centers y las campañas negras

El Tribunal Supremo Electoral acaba de publicar el reglamento mediante el cual pretende controlar el uso de medios de comunicación en la campaña electoral de 2019.El principal campo de batalla de esa contienda, qué duda cabe, será el internet y las redes sociales. Ya lo vimos en la campaña de 2015: la ventaja competitiva no se centró en la propaganda de los medios tradicionales sino en la calle y la “conversación” derivada de las redes.Eso fue aquí. A nivel global

Louisa Reynolds

El indigente

Era una mañana cualquiera y caminaba, a paso apresurado, por la zona 9, para llegar a tiempo a una entrevista.Cuando divisé su silueta, a la distancia, pensé que era uno de tantos indigentes que pululan por las calles de la ciudad. Su frondosa y rizada cabellera negra era como un puñado de alambres, y caminaba hacia mí, arrastrando una enorme sábana de nylon amarillo - de aquellas que usan los vendedores ambulantes para resguardar sus ventas de la lluvia y
cerrar