Daniel Haering

El hijo del pastor

Hipócritas. Van por la vida, señalando con el dedo las “perversidades” de los demás y su misma casa está podrida, criadero de monstruos capaces de una atrocidad semejante.

Daniel Haering

Tú, que eres joven y urbano

Escribir una columna de opinión es como lanzar una botella al mar, después de arrojar el mensaje piensas ¿a dónde llegará esto? Es entretenido imaginar quién está del otro l
cerrar