Julio Serrano Echeverría

Hablar como hombres, hablar como mujeres

Hablar, tan común y tan difícil. Hablamos de todo, del trabajo, de la casa, del Mundial, de la última fiesta y de nada.Sentarse y abrir el pecho con honestidad, con profundidad, sin miedo: eso es raro, pasa poco. Nos hemos acostumbrado a líneas cortas, a emojis del WhatsApp, al “a ver cuándo nos tomamos algo”, hablamos poco y de casi nada.Hace unas semanas me reuní con uno de mis mejores amigos y hablamos, hablamos largas horas, y bebimos y hablamos,

Julio Serrano Echeverría

Ser policía en Guatemala

Donaldo Chután Enríquez era el nombre de un agente de la Policía Nacional Civil que durante un viaje de ayuda humanitaria para los damnificados del volcán de Fuego fue arrastrado por un río en Escuintla. Murió ahogado.Hay un pesar muy particular ante la muerte de un policía, un nombre más para el desamparo social que se yergue como una sombra sobre nuestras cabezas.Es extraño, como ciudadanos mantenemos una relación complicada con la policía. Uno mira un agente en dirección nuestra

Julio Serrano Echeverría

¿Cómo enamorar a los niños y los jóvenes de los libros?

Leer expande nuestra sensibilidad, nos vuelve curiosos, analíticos, críticos de la realidad que vivimos, Leer nos permite generar empatía, hacer comunidad y tener buena casaca, vaya. Y hay que empezar diciendo que vivimos en el período más letrado de la historia de la humanidad. Jamás habíamos escrito y leído tanto como ahora.He tenido la oportunidad de hablar con varios grupos de estudiantes sobre el libro y la lectura y siempre me quedó pensando en el amor que le tienen niñas

Julio Serrano Echeverría

¿Qué hacemos con la rabia que nos provocan algunos diputados?

La rabia es un sentimiento profundo, abismal, oscuro. Es un animal que se oculta en el fondo de nuestra cueva vital y que suele salir intempestivamente, hambriento, herido por estar abandonado en la sombra.Los profesionales de la salud mental deben tener herramientas para lidiar con nuestras rabias, pero es un hecho que nosotros, como ciudadanos, como individuos, no sabemos qué hacer con esta emoción.Pienso en esto cuando algunos diputados, claramente marcados a favor de la corrupción y de agendas espurias,
cerrar