Daniel Ortega inicia campaña electoral en Nicaragua, sin oposición

El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y su líder, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, inician este sábado  la campaña para las elecciones de noviembre sin un competidor claro, y con una oposición que llama a la abstención tras quedar fuera de los comicios.

Aproximadamente 4.17 millones de personas mayores de 16 años de edad están aptas para votar, en unas elecciones en las que Ortega busca su cuarto mandato y tercero consecutivo, ahora con su esposa Rosario Murillo como aspirante a la Vicepresidencia.

  • MIRA AHORA: 

La primera dama prometió este sábado seguir promoviendo "la tranquilidad, la seguridad y la paz" en el nuevo período de Gobierno, en un discurso en el que dio por iniciada la campaña electoral del partido oficialista.

El 6 de noviembre próximo los nicaragüenses elegirán a un presidente, un vicepresidente, 90 diputados a la Asamblea Nacional y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen) para un período de cinco años.

Los comicios han sido calificados como una "farsa" por los opositores, la sociedad civil, empresarios, religiosos y personajes prominentes de Nicaragua.

El malestar se debe a que Ortega y el FSLN tienen allanado el camino para ganar las elecciones, luego de que los poderes Judicial, Electoral y Legislativo anularon al principal grupo opositor y la observación electoral.

Nos quieren imponer una familia en el poder, de por vida no tenemos por quién votar, pero tenemos un país por el cual luchar, una Nicaragua en libertad.
Movimiento Renovador Sandinista (MRS)

La principal coalición opositora, el MRS y algunas organizaciones que promueven la democracia han llamado a una "abstención activa", es decir, no votar, pero además hacer actividades que demuestren el rechazo hacia las elecciones.

Hasta el 8 de junio pasado los comicios en Nicaragua eran básicamente un asunto de dos, el FSLN y el Partido Liberal Independiente (PLI), pero el Tribunal Electoral decidió quitar la representación legal de esta organización al diputado opositor y excanciller, Eduardo Montealegre, para otorgarla a Pedro Reyes, un hombre sin actividad política reconocida.

Con el rechazo de los miembros del PLI hacia Reyes, nuevo dirigente del partido, los principales opositores quedaron inhibidos de participar en las elecciones, pero tenían una voz de minoría en la Asamblea Nacional.

  • TE PUEDE INTERESAR:

No obstante esta voz cesó hasta el 29 de julio cuando el Consejo Supremo Electoral solicitó al Legislativo destituir a 28 diputados opositores (16 propietarios y 12 suplentes) por negarse a obedecer órdenes de Reyes, quien es señalado de ser aliado del FSLN.

Desde entonces las votaciones en el parlamento nicaragüense han sido unánimes, en favor del oficialismo, con el apoyo del PLI liderado por Reyes.

El Consejo Supremo Electoral (Cosep) y el clero se han mostrado preocupados por la instalación de un "régimen de partido único" en Nicaragua, mientras tanto, organizaciones feministas tildaron el actuar de Ortega como el de "una dictadura dinástica".

A pesar de las preocupaciones, al oficialismo lo respaldan las encuestas, ya que Ortega encabeza la intención de voto con 62,8 %, según el último sondeo de la firma local M&R Consultores.

Si Ortega gana los comicios, podrá sumar 14 años consecutivos en el poder, en los que se ha caracterizado por su fidelidad a los gobiernos de Cuba, Venezuela y Rusia.

20 de agosto de 2016, 20:08

cerrar